Trabajo

Cómo saber si trabajas en la empresa adecuada

“No hay empresas perfectas. Existen las que son buenas para unas personas y las que no lo son para otras”, comenta Dave Curran, cofundador y director de operaciones de Love Mondays. Todo depende de lo que se busque para la carrera profesional.

Las empresas que actualmente buscan los millennials son organizaciones con transparencia, apertura y donde se les permita hacer el trabajo que quieren, de acuerdo con el emprendedor.

Curran señala que los dos principales factores por los que los empleados buscan cambiar de trabajo son que buscan un mejor salario y la frustración en el desarrollo profesional, con datos del mercado laboral de la plataforma en Brasil.

Aunque la remuneración no lo es todo para los millennials, pues es negociable si se encuentran a gusto en la empresa:

“Las personas están dispuestas a aceptar un salario 15% menos, siempre y cuando la empresa vaya con sus valores y les haga sentirse cómodos y felices.”

También te puede interesar: Preguntas clave al realizar una contratación.

Cómo saber si estás en la empresa y trabajo adecuados

A tres años de lanzarse en Brasil, Love Mondays se ha consolidado como una plataforma de referencia para comparar empresas y puestos de trabajo. Bajo el modelo de reseñas (estilo Amazon o TripAdvisor), los usuarios que se registran escriben libremente sobre cómo es o fue trabajar en determinada organización.

La idea es que las personas reseñen de manera confidencial y, que al mismo tiempo, esa información sea públicamente accesible para otros profesionales. Al final, ellos podrán tomar mejores decisiones.

“Si recibes una oferta de trabajo de otras empresas, puedes recurrir a la plataforma y leer lo que otros empleados han escrito sobre ella”, dijo Dave Curran.

Lo que se busca es empoderar a los profesionistas para que tengan un trabajo que realmente amen.

Los comparativos principales de Love Mondays son por compañías, puestos, salarios, calidad de vida y ciudad.

En las reseñas aparecen los pros y contras de trabajar en cierta organización. También, se desglosan los salarios y prestaciones. Además, se pueden comparar con otras empresas de la misma industria.

“El objetivo es ver si te pagan lo justo por lo que haces comparado con otra empresa y entender tu valor en el mercado.”

Por supuesto, existe un moderador en la plataforma para dar certeza de la veracidad de las reseñas.

Todos los servicios que ofrece Love Mondays no le cuestan al usuario. Para el futuro se publicarán vacantes de las empresas para que puedan reclutar a través de la plataforma (a las organizaciones sí se les cobrará). Por el momento, durante el 2017 se busca crecer la base de usuarios en México.

Con información de Dinero en imagen.

Ocho consejos prácticos para desarrollar la asertividad en el trabajo

Uno de los dilemas más habituales a los que nos enfrentamos en una organización es encontrar el grado adecuado de asertividad que debemos usar en nuestras relaciones profesionales. Pasamos muchas horas al día rodeados de la misma gente (bastantes más que con nuestra familia o amigos) por lo que pueden llegar a establecerse vínculos sociales profundos. Esta es un arma de doble filo: crear una mala relación con alguien puede tener consecuencias nefastas, ya que difícilmente podrás evitarlos si trabajan en el mismo sitio.

De la misma forma, el hecho de que en un entorno laboral exista una escala jerárquica jefe-subordinado implica que algunas personas estén en una posición de mayor poder que otras, por lo que, hasta cierto punto, resulta de sentido común que tomemos ciertas precauciones para no hacerlas enfadar. Por todos estos motivos seguramente te identificarás con varias de las siguientes situaciones:

–  ¿Alguna vez no has dicho lo que estabas pensando en una reunión de trabajo y te has limitado a asentir y mostrar tu conformidad?
–  Cuando en un equipo de trabajo hay un compañero que no cumple con sus responsabilidades, ¿se lo haces saber o no dices nada para no herir sus sentimientos?
–  ¿Crees que te mereces un incremento de sueldo pero no te atreves a pedírselo a tu jefe porque ahora no es el momento?

Comunicarte con asertividad te permitirá hacer valer tus derechos y opiniones en este tipo de situaciones. Sin embargo, la verdadera dificultad radica en encontrar el delicado equilibrio entre ser demasiado asertivo o quedarte corto.

También te puede interesar: ¿Cómo interactúas con tus clientes? Aquí algunas recomendaciones.

 Los beneficios de ser asertivo en el trabajo

Seguramente ya conozcas muchos de los beneficios de usar la asertividad en tu entorno laboral: menor nivel de estrés, mayor rendimiento y creatividad al encontrarte libre para expresarte, sentirte respetado y reforzar tu autoestima; sin embargo, también hay un beneficio más “material”. Resulta que los trabajadores y jefes que defienden sus intereses y no aceptan de entrada un no por respuesta también ganan más dinero. Un estudio de la Universidad George Mason demostró que los trabajadores asertivos podían llegar a ganar más de 600 mil dólares durante una carrera profesional de 40 años. Esta investigación puso de manifiesto que aquellos trabajadores que esperaban que les llegaran los aumentos de sueldo por méritos propios, casi nunca terminaban consiguiéndolos.

El prototipo del empleado trabajador y esforzado que nunca abre la boca para quejarse o pedir algo puede ser útil para la organización, pero no  es la actitud que más le conviene a su economía.

A continuación verás un listado de técnicas para ajustar tu nivel de asertividad en el trabajo. Pero, sobre todo, no te agobies: la clave es que vayas practicando cada uno de los puntos poco a poco para interiorizarlos y encontrar el equilibrio.

1. Plantéate un objetivo definido
A menudo, cuando alguien decide ser más asertivo, comete el error de empezar a decir “no” a cualquier tipo de petición porque cree que así parece más duro. Muchos otros también se lanzan a defender sus derechos sin ni siquiera saber qué quieren decir. ¡Pero la asertividad no se trata de ganar todas las batallas! Antes de ser asertivo es crucial que conozcas qué quieres conseguir. Cuanto más claro tengas lo que quieres, más fácil será que puedas justificarlo. Tómate tu tiempo para pensar tus objetivos antes de una conversación. ¿Qué es lo que realmente quieres conseguir? De esta forma te será mucho más fácil planificar cómo vas a decirlo. Y una vez finalice la discusión, evalúate: ¿realmente has logrado lo que querías o te has dedicado a luchar por batallas irrelevantes?

 2. No te olvides de los derechos de los demás
Otro error común de la gente que decide ser más asertiva es la de olvidarse de escuchar a los demás, emprendiendo una cruzada con el único fin de proteger a capa y espada sus necesidades. Y entonces es cuando empiezan a convertirse en trabajadores egocéntricos y molestos. Cuidado por lo tanto con no balancear bien tu grado de asertividad, ya que un exceso puede interpretarse fácilmente como arrogancia, y en un ambiente profesional difícilmente alguien podrá advertirte. Por eso es importante que intentes empatizar con los demás y entender también qué tratan de defender con sus argumentos. Solo entonces podrás encontrar puntos en común con tu postura (si es que los hay) y mostrarte como alguien asertivo pero también comprensivo.

3. Pregunta a tus compañeros cómo te ven
Quizás el punto más importante de todos los que hay en esta lista. Como has comprobado arriba, las personas somos bastante malas evaluando nuestro nivel de asertividad en nuestra comunicación, y por esto es importante que conozcas la imagen que proyectas en los demás. Si bien en nuestro círculo social cercano resulta relativamente fácil pedir la opinión de nuestros amigos, en un ambiente laboral es más complicado. Pero aún así debes hacerlo o estarás totalmente ciego a la impresión que causas en los demás. Elige aquellas personas con las que tienes más confianza (incluso tu superior o viceversa) y pídeles que de forma honesta describan tu estilo de comunicación. Con esto no solo conseguirás entender qué puntos debes mejorar o gestionar, sino que probablemente aquellas personas a las que se los has consultado agradezcan tu confianza y honestidad. Y prepárate, porque luego ellas te preguntarán lo mismo a ti.

4. Ve al grano con lo que quieres comunicar
Es también muy habitual que, en un esfuerzo por quitar agresividad a nuestro mensaje y camuflarlo un poco, lo revistamos de información adicional innecesaria. Esto lo único que logra es que los demás dejen de prestar atención a lo que realmente queremos decir o incluso se aburran. Cuanto antes llegues al núcleo de tu mensaje y te centres en él, más convincente resultarás. Si quieres quitar agresividad no te andes por las ramas y utiliza lo que viene en el siguiente consejo.

5. Usa la comunicación subjetiva
Cuando expreses tus opiniones o necesidades te recomiendo que utilices la comunicación en primera persona para hacer saber a tu interlocutor que lo que estás diciendo no es ningún juicio o verdad absoluta, sino una expresión de tus pensamientos. “Me gustaría hablar sobre mi sueldo” es bastante menos agresivo que “Hay que hablar sobre mi sueldo”. Utilizar la comunicación subjetiva, además de respeto, añade sinceridad e importancia a tus palabras. Usar la comunicación subjetiva significa expresar las cosas como tú las sientes sin culpar a nadie. No implica que debas abrir tu corazón y exponer tus emociones desnudas, lo que en un entorno laboral podría resultar hasta cierto punto extraño, sino hablar sin emitir juicios ni personalizar críticas.

6. No disminuyas la importancia de tu mensaje
Uno de los peores errores que puedes tener en tu comunicación asertiva para expresar tus argumentos es devaluar tu propio mensaje reduciendo la importancia de lo que estás diciendo. Expresiones como: “Quizás me equivoque pero…”, “Sé que parecerá una tontería…” o “Esto es sólo una idea…”, no son buenas aliadas para defender una postura, ya que connotan desconfianza en tus propias ideas. Este tipo de expresiones alertan a los oyentes infiriendo que lo que viene a continuación no es demasiado importante y además le dan motivos para confirmar que tu idea es, efectivamente, una tontería. Intenta evitarlas.

 7. Evita hacer de abogado del diablo
Otra manera bastante habitual de expresar tus pensamientos sin parecer que te estás oponiendo a las ideas de tus compañeros o superiores es la de hacer de abogado del diablo. Aunque pueda parecer una buena estrategia para evitar generar conflictos o herir los sentimientos de nadie (“Estoy de acuerdo, pero haciendo de abogado del diablo…”) la realidad es que en una investigación se pudo comprobar como esta estrategia habitualmente tiene el efecto contrario al esperado: ¡refuerza la opinión del grupo sobre el argumento original!

8. Si eres mujer, evita parecer demasiado dura
Se ha demostrado en un estudio de la Universidad de Stanford que en el mundo laboral, aquellas mujeres que pueden combinar la asertividad con la confianza y seguridad en sí mismas, y que además adaptan estas habilidades a su entorno, potenciándolas o reduciéndolas, consiguen más promociones que el resto de hombres y mujeres. La flexibilidad de las mujeres en adaptar su comportamiento parece ser uno de los mayores indicadores de éxito profesional, hasta el punto que algunas de ellas están consiguiendo posiciones de mucha responsabilidad utilizando este enfoque estratégico. Sin embargo, este mismo estudio y otros más realizados en paralelo, determinan que aquellas mujeres que tienen un comportamiento más agresivo en el trabajo (más masculino en palabras de los propios autores), y que no saben regularlo, no alcanzan tantos logros profesionales.

Independientemente de estas recomendaciones, la clave es adaptar tu conducta al entorno y el contexto. Cada vez menos, pero todavía hoy en día es posible encontrarse con organizaciones que no valoran que sus empleados sean gente asertiva que defiende sus derechos.

También en algunas situaciones no será posible expresarse con la asertividad que sería necesaria. Si tienes un jefe excesivamente autoritario o justo acabas de incorporarte a una empresa, tu posición de poder frente tu superior todavía es muy desigual, por lo que seguramente podrás empezar a decir no después de una temporada diciendo sí. Se ha demostrado que los líderes más preciados no son aquellos que se muestran moderadamente asertivos en cualquier situación, sino aquellos que saben modular su comportamiento a la situación, algunas veces presionando de forma inflexible a su equipo y otras veces cediendo completamente a sus demandas. Saber cuándo corresponde un tipo u otro de conducta es lo que permite a los buenos líderes mantener a sus equipos motivados y competitivos.

Con información de El Horizonte.

Consejos para lograr que tu trabajo sea más agradable

Un proceso eficaz de entrevistas de salida crea un mecanismo para que las organizaciones aprendan, sistemáticamente, de su recurso más importante: su capital humano

Una firma internacional de servicios financieros contrató a un gerente para supervisar un departamento con 17 empleados. Un año después, sólo quedaban ocho en sus puestos: cuatro renunciaron y cinco pidieron ser transferidos. Para entender este éxodo, un ejecutivo analizó las entrevistas de salida de quienes renunciaron. Todos contaron la misma historia: el gerente carecía de habilidades críticas de liderazgo, como demostrar reconocimiento hacia el empleado, generar compromiso y comunicar estrategias. Lo más importante es que las entrevistas sugirieron un problema sistemático: se estaba promoviendo a gerentes por sus habilidades técnicas, sin valorar las de gestión. El comité ejecutivo adaptó el proceso de promoción en consecuencia.

Un objetivo fundamental para cualquier empresa es retener a empleados valiosos. Varias investigaciones han demostrado que una alta tasa de rotación tiene como resultado bajo desempeño y que una compañía con un índice de recambio inferior a la de su competencia podría tener una ventaja considerable, especialmente si retiene a los empleados de mejor desempeño. Si los colaboradores están renunciando con cada vez mayor frecuencia, es fundamental pensar en las razones. Y la herramienta más útil es una a la que muy pocos líderes prestan atención: las entrevistas de salida a quienes renuncian.

En la actual economía del conocimiento, los empleados especializados son el activo que impulsa el éxito de una organización. Las empresas deben aprender de ellos los motivos por los que se quedan, por los que se van y cómo se necesita modificar la compañía. Un proceso reflexivo de entrevistas de salida permite crear un flujo constante de retroalimentación en estos tres frentes. Además, puede promover el compromiso y mejorar la retención al dar la señal a los empleados de que sus opiniones son importantes.

Un programa estratégico de entrevistas de salida ofrece una perspectiva sobre las opiniones de los colaboradores, revela los problemas en la organización y arroja luz sobre el panorama competitivo. Para configurarlo, las empresas deben enfocarse en seis metas:
1. Descubrir temas relacionados con recursos humanos. Las organizaciones que realizan estas entrevistas casi siempre logran esta meta, pero, a menudo, su enfoque se limita a aspectos relacionados con el salario y las prestaciones. Hay muchos otros factores que juegan un papel en una renuncia.

2 .Comprender las percepciones de los colaboradores sobre el trabajo. Esto incluye el diseño de puestos, las condiciones, la cultura y la relación con los pares. Estas explicaciones pueden ayudar a los gerentes a mejorar la motivación y la eficiencia.

3. Lograr entender, en profundidad, los estilos de liderazgo de los gerentes y su efectividad en su tarea. Esto ofrece elementos para ratificar a los gerentes positivos e identificar a los tóxicos.

4. Aprender sobre los rivales. “Usamos entrevistas de salida para analizar si somos competitivos con respecto a otros empleadores: el tiempo libre, la capacidad de progresar, los beneficios y los paquetes de pagos”, nos dijo un ejecutivo de recursos humanos de una firma global de alimentos y bebidas. “Y queremos ver quién está quedándose con nuestra gente”.

5. Fomentar la innovación. Las entrevistas deberían ir más allá de la experiencia inmediata para abarcar áreas más amplias, como la estrategia de la empresa. Considera pedirle a los empleados salientes que hagan lo siguiente: “Por favor, completa la oración ‘No sé por qué la empresa simplemente no ____’”.

6. Crear defensores eternos de la organización. Trata a los empleados que se van con respeto y gratitud. Esto podría alentarlos a recomendar la empresa a potenciales empleados, a usar sus productos y servicios y a crear alianzas de negocio entre sus empleadores anteriores y los actuales.

Tácticas y técnicas

Nuestro hallazgo más alarmante es que las entrevistas de salida son una función exclusiva del área de recursos humanos en la mayoría de las empresas. A menudo, estos departamentos llevan adelante las entrevistas y consolidan los datos, compartiéndolos con la gerencia sólo cuando ésta los solicita. Pero este enfoque margina el proceso y sugiere que la entrevista es una tarea operacional, más que una oportunidad estratégica. Es fundamental que los líderes correctos participen en las entrevistas y que el comité ejecutivo supervise el diseño del programa, su ejecución y sus resultados.

Tras definir las metas y la titularidad de la tarea, las organizaciones pueden enfocarse en las tácticas y técnicas. Éstos son los principales factores que hay que considerar:

1. El entrevistador. Los gerentes medios (supervisores de los jefes de quienes se van), generalmente, reciben una retroalimentación más honesta, porque tienen una relación indirecta con los empleados. También, son quienes pueden dar seguimiento a las entrevistas de manera inmediata y eficaz.

2. El entrevistado. Algunas organizaciones entrevistan a todos los empleados que se van y otras, sólo a los ejecutivos o a los de alto potencial. Un directivo de una compañía global de telecomunicaciones nos dijo que cuando se va un colaborador de alto potencial, “queremos saber todo lo que pasó”.

3. El momento oportuno. Algunos expertos argumentan que lo más productivo es llevar a cabo la entrevista entre el anuncio de irse del empleado y la salida real. Otro enfoque es esperar a que la persona haya dejado la empresa. “Hacemos la entrevista aproximadamente un mes después y es mucho más relajada”, dice un líder de la industria automotriz. “Esto es así, sobre todo, si la persona que se fue tenía un alto potencial. Normalmente, nos dicen honestamente por qué se fueron y, a menudo, respondemos con programas para trabajar estos problemas”.

4. Método. La mayoría de los expertos cree que la entrevista personal es mejor para establecer una buena comunicación, aunque algunos consideran que las telefónicas son igualmente efectivas. Preferimos las entrevistas cara a cara para los empleados más valiosos.

5. Estructura. Una entrevista no estructurada puede generar respuestas inesperadas y útiles, pero dificulta consolidar la información. Las estandarizadas facilitan ver tendencias, pero rara vez brindan explicaciones sorprendentes y podrían resultar superficiales, marcando que las ideas de los empleados no son importantes. La combinación de los dos enfoques permite poner a prueba las áreas de insatisfacción frecuente y da lugar a respuestas no anticipadas.

7. Modales. Los entrevistadores deberían estar capacitados para evitar exhibiciones de autoridad. Han de ser pacientes y amigables, realizar varias preguntas abiertas y hablar únicamente lo necesario para guiar la conversación hacia el tema importante.

8. Información ganada. ¿Cómo la consolidará la empresa, cómo compartirá y actuará a partir de los datos de la entrevista? Cualquier plan de distribución debería respetar la sensibilidad de los datos y proteger la franqueza de los entrevistados, especialmente con respecto a sus jefes, y estar regulada con el ciclo ejecutivo de decisión. Una empresa podría requerir que los ejecutivos senior presenten datos de las entrevistas ante una junta del comité ejecutivo. Cuando el proceso identifica brechas de desempeño o de oportunidad, el comité puede exigir soluciones.

La idea, en pocas palabras

La necesidad: En esta economía del conocimiento, los empleados especializados son el activo más valioso. Es importante entender por qué se quedan, por qué se van y qué cambios podría necesitar la organización.

La oportunidad: Si las entrevistas se realizan con cuidado, ofrecen retroalimentación y explicaciones reflexivas en tres frentes. Pueden aumentar el compromiso y la retención al revelar qué funciona y qué no dentro de la organización.

El reto: A menudo, los programas de entrevistas no alcanzan su potencial porque los datos pueden ser irregulares y no confiables y no existe consenso sobre cuáles son las mejores prácticas para realizarlas.

 

Con información e imágenes de Expansión 

¿Te conviene un trabajo seguro o uno independiente? Depende de estos cinco puntos

Yo soy una traductora inglés-español freelance feliz. Tengo flexibilidad de tiempo, controlo mi carga de trabajo, y me entusiasma lo que hago.

Sin embargo, a pesar de toda la publicidad positiva que recibe el trabajo independiente o emprendedor, no tiene nada malo ser un empleado asalariado, siempre y cuando seas feliz en tu puesto; aunque sólo el 13% de los trabajadores se sienten comprometidoscon su trabajo. Si tú estás en las filas de la mayoría, probablemente has fantaseado con la posibilidad de ser un trabajador independiente, o de emprender tu propio negocio. ¿Qué te detiene? Muy probablemente, el temor al enorme riesgo que conlleva, pues entre el 75 y 90% de las Pymes fracasan antes de cumplir un año. Autoemplearse o iniciar un negocio no es para todos, así que antes de lanzarte a la aventura, debes estar consciente de los riesgos. Toma en cuenta estos cinco factores:

1. Tienes un buen colchón

Es fundamental contar con un capital que te permita estar tranquilo durante temporadas de “vacas flacas”. La mayor desventaja de ser un emprendedor o freelance es la incertidumbre financiera, debido a la variabilidad natural de los ingresos. No contar con recursos suficientes para enfrentarse a los malos tiempos es culpable de la quiebra de 65% de los negocios mexicanos. Vivir con sencillez, gastando menos de lo que ganas, es la manera más segura de crear tu colchón, pero si eres asalariado, la vida frugal también te permite más libertad a la hora de aceptar empleos y de negociar las condiciones de tu trabajo, o de retirarte cuando sientas el llamado a trabajar en algo distinto. Es por ello que, cuando se trata de estar feliz en tu trabajo, ya sea uno aventurero o seguro, el ahorro y la inversión son tus mejores aliados.

2. Tu empresa tiene salario y prestaciones jugosas

Si tu empresa tiene un salario y prestaciones atractivos, como un seguro de gastos médicos mayores, automóvil de la compañía, bonos, capacitación, comedor, fondo de ahorro o becas, puede ser más doloroso dar el paso hacia el trabajo emprendedor o independiente, si es que sientes ese llamado. Para tener un buen paracaídas podría ser necesario continuar algún tiempo en tu puesto actual, hasta tener listo tu  “ahorro” o hasta ser financieramente independiente. Entre menos gastos tengas, más rápido podrás ser libre. Para ello, debes tener cuidado de no caer en las trampas de la inflación del estilo de vida, porque si lo haces, puedes quedar atrapado por siempre en un trabajo que no deseas.

3. ¿Eres de la generación consentida?

Entonces te conviene tener un empleo fijo y luego prepararte para uno independiente. Como ya había mencionado en un artículo anterior, con respecto a la pensión, los mexicanos nos dividimos en dos categorías: consentidos y rascadores.

Los consentidos son los mexicanos que estaban cotizando activamente en el IMSS antes del 1 de julio de 1997. Si tú perteneces a esta categoría, tienes buenas probabilidades de pensionarte si cumples con las 500 semanas cotizadas y tus derechos están vigentes. En este caso, sí te conviene trabajar con un patrón hasta que cumplas con los requisitos. Si te gusta tu trabajo pero tu sueldo no es muy alto, puede ser conveniente que seas trabajador independiente, bajo la modalidad 40, los últimos cinco años de tu vida laboral. De este modo podrías asegurarte una pensión de alrededor de 40,000 pesos mensuales. Si eres consentido, investiga y planea desde hoy para que puedas sacarle jugo a las oportunidades. Al final de cuentas, sólo cinco años de trabajo asalariado (como mínimo) a cambio de una pensión vitalicia bien puede valer la pena.

4. ¿Eres de los rascadores? ¡Sigue tu corazón!

Muchos trabajos formales ofrecen las prestaciones mínimas de ley, como el aguinaldo, las vacaciones, y la suscripción a la seguridad social que incluye seguro médico, seguro de vida y, si eres consentido, una pensión vitalicia (ver punto 3). Pero solamente una de estas prestaciones es prohibitivamente cara si la quieres comprar por ti mismo: la pensión vitalicia. Todas las demás pueden compensarse con un ingreso más alto, que permita adquirir seguros y servicios privados.

Pero si tú no estabas cotizando en el IMSS antes del 1 de julio de 1997, entonces eres de los rascadores (también llamados millenials) y tu pensión para la vejez consistirá únicamente de los ahorros e inversiones que hayas acumulado en tu vida laboral. Y como las demás prestaciones puedes adquirirlas por separado, la ventaja de ser rascador es que tienes menos motivaciones para encadenarte a un trabajo formal. Puedes ignorar los consejos de tu mamá, que es de la generación de los consentidos, y por ello cree que la seguridad social tiene grandes ventajas.

En realidad, lo crucial para nuestra generación no es el trabajito seguro, sino adquirir cultura financiera y aprender a invertir los ahorros para que te den libertad y le ayuden al viejito que llevas dentro.

5. Empezar chiquito e invertir como pobre

La transición entre tu trabajo formal y uno independiente será más sencilla si se hace de manera gradual. Algunas personas se dedican a su negocio durante el tiempo libre, y esperan a que empiece a crecer para dejar su odiado empleo. De esta manera reducen el riesgo de quedarse sin ingresos. Otros comienzan su negocio con lo básico y reinvierten las ganancias, para no arriesgar mucho de su propio capital. Uno de los grandes asesinos de los emprendimientos es gastar con demasiada prisa, o renunciar a tu empleo formal demasiado pronto.

Aunque algunas empresas requieren de inversiones iniciales cuantiosas, la mayoría tendrán mejores probabilidades de sobrevivir si se usa la creatividad para reducir los costos. Idealmente, la mayor parte de la inversión en tu negocio debe provenir de las ventas. De este modo evitarás entusiasmarte demasiado e inyectarle recursos que no se ha ganado.

En resumen, si te sientes atrapado como asalariado, pero no quieres correr demasiados riesgos financieros, primero es necesario que lleves una vida frugal que te permita acumular un buen colchón. Luego deberás identificar si eres rascador o consentido, para que tu retiro no se vea afectado y, finalmente, deberás tener paciencia con tu negocio, y dejarlo crecer a su propio ritmo, sin invertirle tiempo o dinero precipitadamente.

¿Tú qué opinas? ¿Es mejor un trabajo “seguro” o aventurarse a ser freelance o emprendedor? A ti, ¿cómo te ha ido?

Con información e imágenes de Dinero en Imagen

¿Quieres pedir un aumento? Estas claves te ayudarán a lograrlo

Hablar con el jefe pone nervioso a más de uno. Sin embargo, nunca es bueno transmitirle al otro ese estado de nerviosismo. ¿Qué puede ayudar en esas situaciones?

¿Tengo una postura erguida? ¿Parezco abierto e interesado? Prestar demasiada atención a la postura corporal y a lo que se irradia en la conversación puede provocar más nervios todavía. Al final, uno parece demasiado “duro”. Lo mejor es actuar de un modo natural, presentarse como uno suele ser.

Algunos se ponen nerviosos de sólo pensar que hablarán con el jefe. En esas situaciones, es difícil mostrarse suelto y natural. Una posibilidad es tratar de desentrañar los motivos del nerviosismo: ¿Qué es lo que genera temor? ¿Tiene que ver con el trabajo de uno o con una actitud del jefe? Es importante construir activamente la relación con los superiores, y parte de esa tarea consiste en despejar las tensiones que pudieran existir.

La cercanía con un superior no siempre es suficiente para construir una relación directa. En las empresas más grandes, uno se topa pocas veces con el director. Por eso siempre sirve confiar en uno mismo, sin que eso signifique sonreír todo el tiempo o ser sumiso.

El principio dice que aquel que solicita la conversación debería ser quien la guíe. Es decir: si cita el jefe, es él quien definirá el tema y la dirección de la charla. Si la conversación la pide uno, las cosas marcharán a la inversa. Por eso es conveniente mantenerse centrado y tener muy claro qué es lo que uno quiere plantear.

En todas las empresas hay un código de vestimenta. En algunas es más casual, en otras hay que llevar traje o algo formal. Lo recomendable es respetar estas convenciones. La ropa por si sola ya le transmite al jefe la idea de que las partes están “en el mismo barco”.

Con información e imágenes de Nueva Mujer 

Economía mexicana se expande 2.2% anual en mayo

La actividad económica de México (IGAE) se expandió un 1% en mayo contra el mes previo, apoyada en gran medida en el consumo interno y en el repunte de la industria vinculada a Estados Unidos, mostraron el martes cifras oficiales.

El Indicador Global de la Actividad Económica había bajado un 1.2% en abril, mientras que en mayo del año pasado descendió un 0.2%, de acuerdo con las cifras ajustadas por estacionalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El sector servicios, el de mayor contribución económica, se expandió 1.2% en mayo frente al mes previo.

La actividad industrial, con fuertes nexos con Estados Unidos, aumentó un 0.3% en mayo, con lo que dejó atrás un trimestre de caídas, agregó el INEGI.

El sector agropecuario, de mínima aportación, se desplomó 3.1% en mayo, según las cifras desestacionalizadas.

A tasa interanual, el IGAE subió un 2.2% en mayo, después de una expansión del 3% el mes precedente.

El IGAE es considerado por analistas un Producto Interno Bruto (PIB) mensual.

El Gobierno espera que la economía mexicana crezca este año entre 2.2 y 3.2 por ciento.

El PIB de México creció un 2.5 por ciento en todo el 2015.

Con información e imágenes de Dinero en Imagen

Turkish Airlines despide a unos 350 empleados por golpismo

La aerolínea de bandera turca Turkish Airlines ha despedido a unos 350 empleados por sospecha de que tienen vínculos con la cofradía de Fethullah Gülen, el predicador exiliado al que Ankara considera responsable del fallido golpe militar del 15 de julio, según han informado este lunes varios medios locales.

Según el diario «Sabah», los empleados, entre ellos altos cargos de la aerolínea, han sido convocados el domingo para poner fin a sus contratos, en algunos casos por «ineficacia» laboral y en otros por vínculos con la red de Gülen.

El diario «Sözcü», que cita a la página Airporthaber, asegura que en total han sido despedidos 350 trabajadores de la compañía, entre ellos algunos pilotos. También agrega que entre los altos cargos despedidos se halla el vicepresidente de la compañía, Coskun Kilic, extremo no confirmado hasta ahora por la empresa, y otros cargos de máximo nivel en la gerencia.

Turkish Airlines tiene unos 27.000 empleados, entre ellos más de 4.000 pilotos y 8.000 azafatas, según datos de la compañía.

Con información e imágenes de ABC

Maestros de NL convocan a paro laboral el próximo ciclo escolar

Los maestros que realizaron un cerco con mano cadena en los accesos del Palacio de Gobierno en dos ocasiones durante dos horas en rechazo a la Ley Educativa terminaron la manifestación con un mitin exigiendo al gobernador de Nuevo León que saliera de su oficina para reanudar el diálogo, pero fueron ignorados por el mandatario.

Durante la manifestación magisterial se siguió con el mismo tenor lanzando consignas contra la Secretaria de Educación, Esthela Gutiérrez, pidiendo su destitución.

Los maestros se tomaron de la mano y utilizaron papel formando una gran cadena humana alrededor del Palacio de Cantera donde no permitieron el ingreso de funcionarios.

Al terminar el mitin a las 20:40 horas de este miércoles, los maestros convocaron a comenzar el ciclo escolar el 22 de agosto con un paro de labores en la Explanada de los Héroes.

Finalmente, la mayoría de los mentores se retiraron y quedaron en la Explanada un maestro que esta en huelga de hambre y miembros de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación. (CNTE)

Con información e imágenes de El Horizonte

Tres tips para tener el mejor Curriculum Vitae si estás terminando tu licenciatura

Terminar tu carrera o estar a punto de hacerlo es un gran logro, pero aún queda mucho camino por recorrer, ahora toca generar la experiencia que pueda hacer brillar tu currículum vitae.

La recomendación de los expertos es trabajar desde unos semestres previos a que culminen tu carrera, ya sea como practicante o si tienes la oportunidad en un trabajo ya bien establecido.

El verano es una buena oportunidad para ello, además es el periodo más largo de vacaciones, así que PageGroup, firma especializada en reclutamiento, te hace estas recomendaciones:

cv

 

Con información e imágenes de Dinero en Imagen

 

¿Qué hacer para que tu trabajo sea reconocido?

No se trata sólo de lo que tienes que hacer para que tu trabajo sea reconocido, sino de cómo lo haces y cómo eres mientras lo haces. Te digo 3 cosas que te ayudarán.

Pusiste tu mejor esfuerzo, hiciste las cosas muy bien, te sientes satisfecho con lo que lograste y crees que mereces una evaluación del desempeño bastante buena, pero tu jefe te dice que lo hiciste bien, pero… no va a llegar esa promoción que crees que merecías, ni ese incremento tan grande como lo esperabas, y tú no entiendes por qué. No sabes qué está pasando y te enojas mucho.

Esta situación es muy frecuente para muchas personas en estos días, y yo entiendo tu desconcierto y sé que después de tu evaluación quizá te quedes muy frustrado y decepcionado, no sólo porque sientes que tus jefes no alcanzan a ver tu esfuerzo, sino porque además, de verdad, no entiendes qué fue lo que sucedió.

Lo que sí podrías hacer en tu propio beneficio son tres cosas:

  1. Asegúrate de que todas tus acciones, esfuerzos, actividades y, en general, todo tu trabajo esté orientado a lo que tus jefes podrían considerar una “Contribución”.
    Ahí está el principal problema: la mayoría de las personas piensa que hacer un buen trabajo, que haya quedado muy bien o muy bonito, es “contribuir”, pero en realidad eso no es una “contribución”. Otras piensan que si te costó mucho esfuerzo, desveladas, sobrecarga de trabajo y estuviste dispuesto a ciertos sacrificios, eso sí es una “contribución”, pero tampoco lo es.
    Una “Contribución” es aquello que está alineado a lo que tus jefes quieren conseguir, asumiendo, por supuesto, que lo que ellos quieren conseguir está alineado a lo que sus propios jefes quieren, y así sucesivamente hasta llegar a la Dirección General, al Consejo de Administración o incluso hasta los propios accionistas.
  2. Distinción entre esfuerzo y resultado. La mayoría de las personas quiere ser promovida o reconocida por su esfuerzo, pero las compañías promueven y reconocen a las personas por sus resultados, no tanto por sus esfuerzos. Si logras distinguir uno de lo otro y puedes estructurarlo para tener conversaciones frecuentes con tus jefes, seguramente tendrás más probabilidades de éxito en la siguiente promoción.
  3. La actitud. Tu respuesta ante las situaciones, tu comportamiento hacia las personas, qué tan cómodo es trabajar contigo. Eso es importante. Muy importante. Una persona resentida, que se queja todo el tiempo, que desperdicia tiempo justificándose o hablando de los demás o que dice “No” muy frecuentemente, nunca es la primera que sale en la lista de las promociones o reconocimientos.

Por lo tanto, no se trata solamente de lo que tienes que hacer para que tu trabajo sea reconocido; también se trata de cómo lo haces y cómo eres mientras lo haces.

Con información e imágenes de Forbes México