Refinería

Denuncian que refinería de Cadereyta contamina río San Juan

A un año del derrame de petróleo en el río San Juan, organizaciones civiles, pobladores de Cadereyta y la Diócesis de Monterrey, denunciaron que la contaminación en ese afluente y las tierras aledañas continúa y está causando afectaciones a la salud de los pobladores.

En una rueda de prensa en la que participaron activistas como Consuelo Morales, de Ciudadanos en Defensa de los Derechos Humanos; Antonio Hernández, del Frente Amplio Ambientalista; el párroco José Manuel Guerrero y Monseñor Alfonso Gerardo Miranda, fue anunciado que buscarán emprender acciones para que Petróleos Mexicanos asuma su responsabilidad.

“Sobre cultivos de la población local, y en la calidad del agua para consumo humanos, fauna silvestre y de ganado, hacemos público que la contaminación causada por las operaciones de la refinería se mantiene vigente.

“Aunque las evidencias de los daños ocasionados por el derrame ya no son físicamente visibles del todo, hemos detectado que las instalaciones de la refinería son la causa de los daños ambientales”, dijo Antonio Hernández.

El ambientalista subrayó que la planta de tratamiento de la Refinería de Cadereyta arroja al río residuos de hidrocarburos, aceites acompañadas de la generación de espumas sobre el agua que tiene impacto sobre la integridad de elementos naturales como el suelo o los cuerpos de agua superficiales y subterráneos.

“Además de la contaminación del agua, hemos detectado en el tema de la contaminación atmosférica las cantidades importantes de compuestos y sustancias que la refinería emite hacia la atmósfera, afectando de manera visible y cualitativa la calidad del aire en su entorno inmediato”, acotó. Esa contaminación es evidente en la acumulación de capas de polvo negro sobre la superficie de plantas y paredes de viviendas, de acuerdo al testimonio de pobladores.

El frente común solicitó al Gobierno de Nuevo León, al Gobierno Federal, a Pemex y a la administración de la refinería lo siguiente:

-Que sea revisada la operación de la planta tratadora de agua de la refinería y que esté garantizado que las descargas finales no contendrán contaminantes.

-Que sean realizados estudios de calidad del agua conforme a las regulaciones de las normas oficiales mexicanas, no solo del río San Juan, también de acuíferos subterráneos y pozos.

-También solicitan estudios de la calidad del aire en todo el territorio de Cadereyta de Jiménez.

-Que la refinería Héctor R. Lara Sosa desarrolle e implemente un sistema de monitoreo ambiental que brinde información comprensible para la población.

El sacerdote José Manuel Guerrero, quien está a cargo de una comunidad en Cadeyrta, pidió a los ciudadanos que donen garrafones de agua a través e los templos de la Iglesia Católica, pues los pobladores temen beber agua de sus pozos.

Por su parte, pobladores de Cadereyta señalaron que Pemex no los ha indemnizado por las pérdidas de sus cultivos y animales; además, la diputada local Blanca Lilia Sandoval manifestó que la comisión que fue formada en el Congreso para dar seguimiento al caso, y que está dirigida por el diputado priista Gustavo Caballero, no cumplió con su objetivo.

 

 

Con información e imágenes ABC Noticias.