Netflix

Netflix y otras tecnológicas cuestionan restricciones migratorias de Trump

Hay que proteger los valores estadounidenses de libertad, dice el presidente ejecutivo de Netflix, Reed Hastings; el CEO de Apple, Tim Cook, promete ayudar a los trabajadores afectados.

El sector de tecnología de Estados Unidos, un importante empleador de trabajadores extranjeros, respondió el sábado al repentino decreto del presidente Donald Trump sobre inmigración, el que algunos ejecutivos calificaron de inmoral y antiestadounidense.

La medida de Trump prohíbe temporalmente a los ciudadanos de siete países con población mayoritariamente musulmana entrar a Estados Unidos, incluso si tienen visas válidas o permisos de residencia, una decisión que tomó por sorpresa a muchas empresas.

El presidente ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, habló de una “semana triste” y añadió que “es tiempo de unir nuestros brazos para proteger los valores estadounidenses de libertad y oportunidad”.

Tim Cook, el jefe de Apple, envió una carta a los empleados expresando que el decreto de Trump “no es una política que apoyemos” y prometió ayudar a los trabajadores que se vean afectados.

Aaron Levie, el expresivo fundador y presidente ejecutivo de la empresa de almacenamiento informático Box Inc, dijo que “el decreto sobre inmigración es inmoral y contrario a nuestros valores”.

Alphabet Inc, la matriz de Google, llamó urgentemente de regreso a empleados en el extranjero y pidió a los que están en Estados Unidos y que puedan verse afectados por la prohibición que no salgan del país.

En un correo electrónico al personal, el presidente ejecutivo, Sundar Pichai, dijo que más de 100 empleados de Google se veían afectados por el decreto, según un ejecutivo de la compañía.

El presidente legal de Microsoft, Brad Smith, dijo en una publicación en LinkedIn que 76 empleados de la empresa eran ciudadanos de los siete países sobre los que pesa la prohibición.

El CEO de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, emitió un mensaje de voz de la compañía el domingo por la noche en el que dijo que no apoya la prohibición de viajar del presidente Trump y advirtió que podría causar “interrupciones” al banco de Wall Street.

“Esta no es una política que apoyamos”, dijo Blankfein en el mensaje enviado al personal global de la firma.

“Reconozco que existe la posibilidad de interrupción, y especialmente a algunas de nuestras personas y sus familias”, dijo el jefe de Goldman Sachs (GS) en el buzón de voz, de acuerdo con una transcripción que el banco entregó a CNNMoney.

Con información de Expansión/CNN

Netflix establece nuevo récord de suscriptores en 4T16

Netflix se anotó un récord de 7.05 millones de nuevos usuarios en el cuarto trimestre, superando las estimaciones de analistas para el crecimiento en el mercado estadounidense e internacional, coronando el primer año de la firma como un servicio global de TV en línea.

La compañía sumó 5.12 millones de nuevos usuarios internacionales, de acuerdo con una declaración presentada el miércoles, con lo que superó las estimaciones de 3.78 millones. La firma con sede en Los Gatos, California, también registró 1.93 millones de nuevos clientes en EU, por arriba de la proyección de 1.38 millones.

Hasta el cierre del miércoles en 133.26 dólares, las acciones de Netflix habían subido un 33.5 por ciento desde que informó sus resultados del tercer trimestre en octubre.

Ante un lento crecimiento en Estados Unidos, Netflix lanzó su servicio en casi todos los países del mundo, pero ahora enfrenta la tarea de adaptar el contenido a diferentes mercados y culturas, en medio de una expansión de sus competidores.

La compañía planea destinar 6 mil millones de dólares a contenido original en 2017, un aumento de mil millones desde el año pasado.

Netflix -cuyos competidores incluyen el servicio de video de Amazon.com Inc y Hulu, además de canales de cable como HBO- tiene previsto lanzar más de mil horas de programación original este año, frente a las 600 horas del año pasado.

La empresa dijo que sus ingresos aumentaron un 35.9 por ciento a 2 mil 480 millones de dólares en el trimestre finalizado en diciembre. Analistas esperaban en promedio 2 mil 470 millones de dólares, según Thomson Reuters I/B/E/S.

La compañía dijo que espera sumar 1.50 millones de suscriptores en Estados Unidos en el trimestre actual, por debajo de los 1.79 millones estimados por FactSet. En los mercados internacionales, Netflix dijo que añadiría 3.70 millones de clientes, por encima del promedio estimado de 3.05 millones. Podría interesarte también la próxima competencia de Netflix. 

Con información de El Horizonte.

Jaime Maussan investiga sucesos de Stranger Things

El conductor y periodista del fenómeno ovni acude al pueblo de Indiana para investigar dos desapariciones

El conductor del programa Tercer Milenio, Jaime Maussan, realizó un promocional para la segunda temporada de la serie de Netflix, “Stranger Things”.

En el vídeo creado para Latinoamérica se ve al conductor acudir al pueblo en el que se desarrolla la serie.

Hace unos días Netflix confirmó que segunda temporada tendrá nueve episodios que debutarán en 2017.

En el vídeo, el periodista e investigador del fenómeno extraterrestre Jaime Maussan fue a indagar al pueblo de Hawkins, Indiana, la desaparición de Will y Barb, esto dentro de la exitosa serie Stranger Things.

El vídeo fue lanzado a través de la cuenta de Facebook oficial de la popular serie.

 

 

Con información e imágenes de Periódico ABC 

Habrá segunda temporada de Stranger Things

La popular serie del servicio de streaming llegará a las pantallas en 2017, según confirmó la producción en redes sociales

La serie de suspenso de Netflix Stranger Things llegará nuevamente al servicio de streaming en 2017, según confirmó la producción en una publicación en sus redes sociales.

El anuncio viene acompañado de un vídeo en el que se muestran los que podrían ser los títulos de los capítulos de la próxima temporada y nos da a entender que la trama ocurre en 1984.

Por el momento se sabe que la segunda temporada contará con nueve episodios, la primera tuvo ocho y que Matt y Ross Duffer seguirán siendo los productores y escritores de esta serie.

En cuanto al elenco, los creadores no han dado pistas sobre qué personajes regresarán y quiénes se integrarán al reparto.

 

Con información e imágenes de Expansión

Esto verás en la segunda temporada de “Narcos” en Netflix

A una semana de que la segunda temporada de la serie Narcos llegue a Netflix, la plataforma de vídeo en línea adelantó en sus redes sociales los primeros 10 minutos del episodio inicial, confirmando al actor costarricense Leynar Gómez entre sus intérpretes principales.

En el vídeo queda claro que el drama retoma las acciones justo donde quedaron al cierre de la primera temporada, con Pablo Escobar y sus guardaespaldas a la fuga, tras escapar de la cárcel La Catedral. En estas escenas introductorias, el nacional Gómez no figura, aunque sí lo hace en los créditos de presentación de la serie, donde se le lista como “Actor invitado”. Ahí el tico comparte con nombres como Wagner Moura, Pedro Pascal, Manolo Cardona y Boyd Holbrook.

La segunda temporada de Narcos está compuesta de 10 episodios, los cuales serán liberados por Netflix el próximo viernes 2 de setiembre. En ellos, Leynar Gómez interpretará a Limón, uno de los guardaespaldas de Escobar y quien murió junto al capo 2 de diciembre de 1993, en medio de un tiroteo con las autoridades que cazaban al líder del Cártel de Medellín.

 

Con información e imágenes de La Nación

Youtube y Netflix, los más populares en México

Acorde con un estudio realizado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, Youtube y Netflix son las dos plataformas que más utilizan los mexicanos para consumo de contenido multimedia.

De acuerdo a una encuesta realizada por elInstituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Youtube y Netflix son las plataformas digitales que más utilizan los usuarios mexicanos de Internet, superando a otros servicios en streaming y contenido multimedia en línea.

La Primera Encuesta de Consumo de Contenidos Audiovisuales, del 26 por ciento de los usuarios mexicanos que consumen contenidos por Internet, el 92 por ciento aseguró que realiza esta actividad mediante la función de videos de Google, mientras que el servicio Netflix acaparó el 20 por ciento de las respuestas.

Cabe mencionar que el sondeo fue realizado por el IFT a una población de dos mil 113 personas que viven en zonas rurales y urbanas entre los días 24 de octubre y 22 de noviembre del 2015.

Por otro lado, la encuesta arrojó que la plataforma Claro Video, servicio ofertado por la empresa América Móvil, reportó un seis por ciento, mientras que iTunes de Apple apenas alcanzó las dos unidades porcentuales. Más atrás queda la platagorma Veo, de Televisa, dado que apenas y registró un punto porcentual de todos los encuestados.

El estudio del IFT también reveló que la mayoría de los mexicanos consume contenidos a través del dispositivo celular, siendo el hogar el principal sitio donde se realizan las tareas de navegación.

Con información e imágenes de Sexenio

http://www.sexenio.com.mx/

El gusto en la era del algoritmo

La prescripción artificial en plataformas digitales como Amazon, Netflix, Google o Facebook eleva el riesgo de homogeneizar la identidad y los hábitos de consumo cultural.

Los lunes por la mañana, los usuarios de Spotify reciben una lista de canciones personalizada que les permite descubrir nueva música. De igual modo que los sistemas de recomendación de Amazon, Google, eBay o Facebook, este cerebro artificial logra trazar un retrato robot del gusto de sus suscriptores y construye una máquina de prescribir que no suele fallar. El sistema se basa en un algoritmo cuya evolución y usos aplicados al consumo cultural son infinitos. De hecho, plataformas de streaming cinematográfico como Netflix empiezan a diseñar sus series de éxito como House of Cards rastreando en el big data que generan todos los movimientos de sus usuarios para analizar lo que les satisface. El algoritmo construye así un universo cultural ajustado y complaciente con el gusto del consumidor, que puede avanzar hasta llegar siempre a lugares reconocibles. Pero ¿qué sucedería si la vida nos diese siempre lo que nos gusta y nos rodease solamente de aquella gente que nos hace sentir bien?

De algún modo, Internet y las plataformas de streaming cultural han alumbrado un universo parecido al que describía Borges en La biblioteca de Babel, donde podríamos encontrar casi todas las obras existentes. Siguiendo los patrones tradicionales, solo deberíamos en este nuevo mundo saber lo que queremos e introducirlo en el buscador. “Pero en el caso de la música puede asustar. Es un mapa incompleto de lo que está disponible”, explicaba en la última edición de Sónar +DAjay Kalia, responsable del departamento de trazar el perfil del gusto del usuario de Spotify. “Así que pensamos que quizá podíamos interpretar ese mapa de la música para el usuario y lo primero que descubrimos es que no existe una forma única de hacerlo. Es algo muy personal, cada uno tiene el suyo. Y muchas veces son islas inconexas. Así que lo que podemos hacer es trazar unas líneas entre ellas para que tengan sentido para ti”, explicaba en relación con la construcción del taste profile.

Su sistema de recomendación —quizá el más avanzado del mercado— se basa en nuestras búsquedas, a qué géneros las asociamos, qué significa para nosotros jazz o soul o a qué horas y días del año le damos al play a determinadas obras. El resultado es tan dispar que en ocasiones es imposible que un algoritmo relacione a Don Cherry y Ornette Coleman (nuestros héroes musicales) con La Chatungade Luis Aguilé (la arrebatada selección de nuestra suegra en la verbena de San Juan). La mayoría de sistemas simplemente omiten entonces ese elemento discordante y empiezan a cerrar el círculo del gusto en torno a lo más obvio —aquello de “si le ha gustado x le gustará y”— o a lo más solicitado —en caso de recurrir a búsquedas similares de otros usuarios—. Spotify ha logrado establecer un círculo que incluye esa canción disonante y que esboza cómo, poco a poco, la inteligencia artificial podrá superar al código y ser capaz de aprender por sí misma.

Un experto defiende que no es menos fiable que la “fórmula caótica que cada oyente ha ido inventando. Ni menos humana”

Como estableció Pierre Bourdieu en 1979 en La distinción (Taurus, 2012), el gusto ha sido durante años el gran elemento de diferenciación social. Según su teoría, ese elemento nos permite juzgar a los demás y, a la vez, ser juzgados. Nos da la posibilidad de distinguirnos, clasificarnos e, inevitablemente, que nos clasifiquen también. Nos coloca una etiqueta, incluso dentro de un mismo círculo: no pensaremos lo mismo de alguien que sale de un concierto de la Cuarta sinfonía de Shostakóvich que de otro que entra en un auditorio donde se interprete El Danubio azul, de Strauss. Lo mismo que de un fan de Enrique Iglesias y otro de Neil Young. Una reducción, en suma, similar a la que hace el algoritmo para reconocernos: prejuzgar una identidad ­—en este caso, social y económica— basándose en determinados elementos culturales que lleva asociados y que nos diferencian de forma sistemática para, de nuevo, asignarle más capas de distinción.

Sin embargo, construir una identidad a través de los hábitos culturales y de la investigación cotidiana, obviamente, permitía exhibir un brillo que poco tiene que ver con el que es capaz de otorgar una máquina. El algoritmo, sostienen sus críticos, nos hace aburridos, previsibles, y empobrece nuestra curiosidad por explorar el acervo cultural. Ramón Sangüesa, coordinador del Data Transparency Lab, ha trabajado dos décadas alrededor del machine learning y la inteligencia artificial vinculado al MIT. Puede ver sus ventajas, pero también los riesgos. “Estos sistemas se basan en el pasado para predecir el futuro. La primera dificultad es conseguir la masa crítica para que tengamos más datos y las proyecciones sean mejores. Pero además corren el riesgo de quedarse en una misma área de recomendación. En el consumo cultural, el peligro está en la uniformización del gusto, lo que llamamos el filtro burbuja. Y así se van creando comportamientos más estándares”, señala. Este fenómeno —descrito en el libroEl filtro burbuja, lo que esconde Internet por el fundador de Upworthy Eli Pariser— se reproduce en redes sociales como Facebook, donde el usuario se ve aislado en un entorno de información que el algoritmo deduce que querríamos ver basándose en nuestros círcu­los de amistad y en el feedback de búsquedas anteriores.

Ilustración: Setanta.
Ilustración: Setanta.

Justamente, el estudio catalán Domestic Data Streamers presentó también en Sónar +D un proyecto titulado Time Keeper basado en sortear el yugo del pasado y tratar de dilucidar lo que apreciaremos en el futuro. “Hasta ahora el algoritmo sabe lo que haces, lo que te gusta. Pero no por qué. Con este proyecto generamos un escenario donde hay una conversación mayor entre la persona y la máquina”, señala Dani Llugany, director creativo de la empresa. La evolución de este algoritmo consiste en analizar el perfil de Spotify de cada usuario que participa y luego añadirle un test psicológico para obtener información personal. Por último, se le pide a cada persona que defina un momento que le gustaría vivir en el futuro con una fecha concreta: ese día el usuario recibirá la canción perfecta para esa circunstancia prevista. “Estamos acostumbrados a que una canción puede transportarnos al pasado. Esto es lo contrario, buscar una vinculación entre la música y el futuro”, remarca Llugany.

El algoritmo, sostienen sus críticos, nos hace aburridos, previsibles, y empobrece nuestra curiosidad cultural

La personalización de la oferta podría cristalizar también en nuevos géneros musicales o literarios. Amazon, el gigante de Internet, anunció hace un año que pagará a los autores independientes en función del número de páginas que los lectores consuman de sus obras. Si el libro no funciona, no cobran. Si funciona a medias, cobran a medias. Algo parecido sucede en el mundo audiovisual, donde Netflix analiza 30 millones de visionados al día para conocer los gustos de sus suscriptores: incluido cuando usted rebobina, adelanta la imagen o la deja suspendida enpause. Todos esos movimientos, también cuestiones de trama o tono narrativo, se monitorizan y sirven para tomar decisiones de producción en series comoHouse of Cards e incluso para personalizar sus tráileres en función del perfil de sus espectadores.

La cuestión, sin embargo, es si los límites impuestos en el aprendizaje por los sistemas cerrados de computación son equiparables a los errores y posibles estupideces que hemos cometido durante años formando nuestro propio gusto. Eloy Fernández Porta, autor de Emociónese así (Anagrama, premio Ciutat de Barcelona), no ve gran diferencia. Según el escritor, antes de Spotify y fuera de él el gusto ya venía determinado por criterios de accesibilidad, aceptabilidad, actualidad y distinción. “Siempre hemos vivido la música en un algoritmo, lo que pasa es que en vez de llamarlo ‘matemática’ lo llamamos ‘espontaneidad’. El algoritmo de Spotify no me parece menos fiable que la fórmula caótica que cada oyente ha ido inventando. Ni menos humana: cuando hace analogías erróneas o se empeña en recomendar el primer disco de Vincent Gallo, nos está jugando las mismas malas pasadas que nos juegan nuestras sinapsis”, señala.

De algún modo, Internet y las plataformas destreaming cultural han alumbrado un universo parecido al que describía Borges en La biblioteca de Babel

Una posible diferencia, sin embargo, residiría en el principio de buena fe o la manipulación. Filtrar la información en redes como Facebook o en búsquedas a través de Google puede configurar nuestra manera de pensar. Y ese es el problema principal, señala la artista e investigadora en cuestiones de crítica tecnológica Joana Moll: la ilusión de libertad de elección que muchas veces generan los algoritmos. “Tú actúas en base a lo que te presentan, a lo que ves. Ese es tu mundo. Pero en realidad marcan un patrón de consumo que te llevará a determinados lugares. El algoritmo filtra una representación del mundo, y eso es aplicable a cualquier plataforma”, señala.

En cualquier caso, el otro gran interrogante que surge tiene que ver con la posible prostitución de la prescripción, algo que ya ha sucedido en el terreno humano —véase bloggers, instagramers y demás prescriptores patrocinados— y puede introducirse en los criterios del algoritmo de forma artificial. Si lo que nos recomienda la máquina sirve para vender determinados productos, ¿por qué no utilizarla para favorecer a algunos artistas/empresas/ideologías? Ramón Sangüesa se encuentra ahora mismo investigando sobre las herramientas que permiten saber por qué a cada uno nos recomiendan determinados caminos por los que seguir transitando. “Habrá criterios complementarios que pueden ir en beneficio de quien tiene la propiedad de esa obra, por supuesto. Y esos criterios son bastante oscuros. Esas empresas saben todo de mí, pero yo no sé con qué criterios me recomiendan las cosas”. Y ahí, en parte, está la gracia del dichoso algoritmo.

Con información e imágenes de El País

Las series que más disfrutamos y amamos en Netflix

Netflix ha venido a revolucionar nuestra forma de ver televisión, en lugar de ver un episodio por semana, los usuarios prefieren hacer maratones de series y de esta forma terminan una temporada por semana.

No importa el estado de ánimo o la ocasión hay gustos para todos, el servicio además te permite controlar el ritmo: ya sea para apreciar un drama o devorar una historia de terror. Pero no todas las series se disfrutan de la misma manera.

Por eso Netflix presenta su “Índice de Maratones” para revelar qué series son devoradas y cuáles son saboreadas. Fueron analizados los patrones de consumo de TV en más de 190 países de más de 100 series.

Resultados
Los miembros que se concentran en terminar una temporada ven dos horas por día hasta finalizar la temporada. Al clasificar las series en relación a este dato, aparecen patrones interesantes; por ejemplo, que las narrativas llenas de acción se devoran mientras que los dramas inteligentes se saborean.

¿Qué series son ‘adictivas’?
Sense8, Orphan Black (No disponible en varios países) y The 100 son atrapantes, asaltan los sentidos y resulta dificil dejarlas. The Walking Dead, American Horror Story y The Fall también tienden a ser devoradas

Orange Is the New Black, Nurse Jackie y Grace & Frankie, que son calificadas como comedias dramáticas nos llenan de intriga y nos obligan a repetir ‘solo un episodio más’.

Y éstas son las que se disfrutan lentamente:
House of Cards y Bloodline, contienen tramas complejas por lo que se disfrutan más despacio. Peaky Blinders y Mad Men son dramas ambientados en épocas remotas por lo que los usuarios dedican más tiempo a apreciarlas.

En series como BoJack Horseman, Love y Unbreakable Kimmy Schmidt aunque son comedias irreverentes, tendemos a darles más tiempo para asimilarlas ya que el humor surge de la crítica social y los personajes con defectos.

¿Cómo es que Netflix hizo su análisis?
Netflix analizó más de 100 series en 190 países entre octubre de 2015 y mayo de 2016. El estudio se centró en la finalización de la primera temporada de cada serie, los datos incluyen solamente los casos en que se vio toda la temporada.

Los resultados se dividieron en días y horas: el promedio de días para terminar de ver toda una temporada fueron cinco días, mientras que el promedio de tiempo general fue de dos horas y diez minutos.

Las series que se reprodujeron en menos de dos horas por día se clasificaron como ‘saboreadas’, mientras que las que se reprodujeron en más de dos horas por día se identificaron como ‘devoradas’.

No hubo restricciones de fecha de estreno, duración y cantidad de episodios. Además el lugar que ocupa una serie en el Índice de Maratones de Netflix no tiene relación con el nivel de audiencia.

Con información e imágenes de Dinero en Imagen

Netflix confirma serie de The Punisher

The Punisher, ex militar convertido en verdugo clandestino, tendrá su propia serie por la plataforma digital.

Este viernes por la mañana la cuenta Twitter de Netflix en Estados Unidos lanzó un video para crear intriga sobre su nueva serie. The Punisher, personaje aparecido en la segunda temporada de “Daredevil”, será el protagonista.

El video de 20 segundos muestra una clavera blanca en fondo negro, símbolo del justiciero Frank Castle, especialista en matar criminales. “The Punisher ha vuelto. Recargado. Una serie original de Netflix por Marvel Televisión. Pronto”, indica la publicación.

Netflix permitirá el pago directo vía Google play

Buenas noticias para los que no quieren dar los datos de la tarjeta de crédito a otra empresa, o a los que quieren realizar la suscripción a Netflix sin usar tarjeta de crédito.

Netflix ha anunciado en su versión android que dentro de poco será posible realizar el pago de la mensualidad directamente desde Google Play, sin necesidad de informar datos de la cuenta en nuestro perfil, lo que significa que, dado que existen tarjetas de regalo para obtener saldo en la tienda de Google, no será obligatorio tener tarjeta de crédito para disfrutar del servicio.

Spotify, Deezer, Netflix… todos ellos tienen el mismo problema a la hora de llegar a ciertos segmentos de la población: no todo el mundo tiene tarjeta de crédito, y los que no disponen de ella pueden estar igual o más interesados en disfrutar de sus servicios. Es necesario ofrecer alternativas, y usar las tiendas oficiales de iOS y android es una buena opción.

El año pasado ya vimos como se hizo posible pagar Netflix en iTunes, y ahora anuncian lo mismo en Google Play, pero parece que solo tendrán acceso a esta función en países específicos (aún no anunciados) y entre un grupo de usuarios determinado.

Con información e imágenes de WWWhat’s new