Hillary Clinton

Elecciones de EEUU, el maratón político más largo del mundo

Ciudad de México. Con más de 19 meses de duración, la carrera presidencial que tiene como finalistas a Hillary Clinton y Donald Trump se ha convertido no sólo en uno de las más contenciosas, sino uno de los más prolongados maratones políticos de la historia moderna.

A diferencia de otros países, donde las campañas pueden tener una duración oficial de apenas dos semanas como en Francia, cinco semanas en Gran Bretaña o tres meses en México, en Estados Unidos se extienden desde casi dos años antes del día de la votación.

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton lanzó su candidatura el 12 de abril del 2015, a través de un vídeo político en YouTube, unos 18 meses antes de las elecciones del 8 de noviembre.

Pero la señora Clinton no fue sin embargo la primera aspirante en ingresar a la arena política en el actual ciclo electoral.

El senador cubano americano se adelantó por un mes de diferencia, anunció sus aspiraciones desde el 23 de marzo de 2015.

Tres meses después, Donald Trump develó sus aspiraciones presidenciales el 16 de junio de 2015 y puso en movimiento lo que sus críticos describen como una de las carreras más divisivas de la política de Estados Unidos, aunque también acaparó un récord de 13.3 millones de votos en las primarias.

La duración de las campañas presidenciales en Estados Unidos está marcada por el estilo de los aspirantes, por la coyuntura política y por la necesidad creciente de acopiar sendas sumas de financiamiento electoral, toda vez que no existe una ley federal que establezca límites formales.

Cada uno de los 50 estados del país define todos los aspectos logísticos y procedimentales de las elecciones, incluidos los requisitos de elegibilidad de los votantes y la realización de las elecciones primarias.

Tradicionalmente los candidatos presidenciales emanados de las convenciones nacionales de sus partidos hacen campaña hasta unas horas antes del día de la votación, toda vez que no existe impedimento formal para suspender los actos de proselitismo, como ocurre en otros países.

Ante la falta de una ley electoral federal, la creciente duración de las campañas presidenciales ha sido complicada en parte por la competencia entre los estados del país en ser los primeros en celebrar comicios primarios, para atraer la atención nacional y multiplicar su influencia en el proceso.

El estado de Nueva Hampshire ha sido el primero en realizar elecciones primarias del país desde 1977, sin contar con las asambleas de voto de Iowa que se realizan unos días antes. Aunque por ley debe hacerlo el segundo martes de marzo, ha encontrado razones para adelantarlo año con año.

En 2008, Nueva Hampshire celebró sus primarias el 9 de enero, las movió al 10 de enero en 2012 y las acercó al 9 de febrero este ciclo electoral, toda vez que su decisión de adelantarlas a enero había obligado a los candidatos a hacer campaña durante las fiestas de Navidad.

Desde la fundación de Estados Unidos, la coyuntura política ha determinado también la duración de las campañas.

Thomas Jefferson encabezó acciones encubiertas contra John Adams desde que aquél asumió la vicepresidencia en 1797, en tanto que Andrew Jackson nunca abandonó la carrera después de haber acusado a John Quincy Adams de robarle la elección en 1924, según recuerda el politólogo Larry Sabato.

En la historia moderna, John F. Kennedy y Bill Clinton empezaron sus campañas 11 meses antes de la elección presidencial y Barack Obama lo hizo desde febrero de 2007, 19 meses antes de los comicios de noviembre del 2008, cuando se convirtió en el primer presidente afroamericano de Estados Unidos.

Para evitar los topes del financiamiento electoral público, Obama recaudó en su primera campaña presidencial unos 650 millones de dólares.

Por comparación, otro demócrata, Jimmy Carter sólo necesitó 14 millones de dólares para su campaña de 1976.

Con información de Notimex

Segundo debate presidencial, un “vulgar” espectáculo

St, Louis, Misuri. El segundo debate presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump se redujo a un desagradable, hostil y por momentos vulgar espectáculo, donde la civilidad estuvo ausente desde el primer momento de la discusión de 90 minutos, consideró hoy la prensa estadounidense.

La mayoría de los principales periódicos del país refirieron el hecho de que los dos principales candidatos presenciales no se saludaron al inicio, como ocurrió en el primer debate, pareciendo anticipar así la incesante ola de ataques, verdades a media y revires que dominaron el encuentro en St, Louis, Misuri.

The New York Times caracterizó el encuentro como un espectáculo de “ataques de personalidad, acusaciones vulgares”, con Trump a la defensiva, buscando revivir las pasadas infidelidades de Bill Clinton para “salvar su candidatura presidencial” tras revelarse sus comentarios de una década atrás sobre las mujeres.

El diario señaló que los ataques de Trump contra los Clinton, incluyendo su promesa que como presidente nombrará una fiscal especial para investigar a Clinton por su uso de un servidor privado para manejar correos oficiales como secretaria de Estado, fueron más allá de lo que se había visto hasta ahora en la campaña presidencial.

“Pero ninguna respuesta por Trump pareció suficiente para aplacar la controversia sobre sus declaraciones de 2005 (sobre su acoso sexual contra mujeres), ni tampoco confesó o reveló algo nuevo sobre la manera cómo ha tratado a las mujeres en estos años”, indicó.

Los Angeles Times caracterizó las declaraciones de 2005 como un profundo agujero de Trump del que necesitaba salir el domingo, “pero quizá fue imposible que pudiera salir de ese agujero”.

“Trump terminó el debate con la misma condición herida en la que empezó: Con republicanos temerosos sobre la trayectoria de su campaña y en algunos casos pidiéndole que abandone su candidatura”, mencionó.

El diario dijo que a diferencia del “duro” Trump que se mostró durante la contienda interna republicana, el domingo pareció perdido con el resto del electorado que necesita ganar, especialmente los de las zonas suburbanas y las mujeres.

“El requerimiento básico para Trump el domingo fue mostrar arrepentimiento por sus palabras de 2005 y mostrarle a los estadunidenses que tiene tanto la capacidad intelectual y el temperamento para ser presidente, pero no logró totalmente lo primero”, dijo al hacer notar que el republicano caracterizó esos comentarios como “plática de vestidores”.

The Washington Post, por su parte, anotó que con sus ataques contra Bill Clinton por sus infidelidades pasadas y contra Hillary Clinton por presuntamente atacar a las mujeres asociadas con estos episodios, “Trump trató de salvar así su candidatura” pasando a la ofensiva.

Recordó cómo a lo largo del debate, Trump interrumpió con frecuencia a Clinton, la atacó con falsedades sobre sus políticas exterior y doméstica, sobre su juicio y carácter, llamándola “mentirosa” y “diablo”, en tanto que la ex primera dama se mantuvo mesurada, y con algunos destellos de agresividad.

“Con el Partido Republicano en una crisis sin precedentes y decenas de funcionarios del partido llamado a Trump a hacerse a un lado desde que se dio a conocer el video el viernes, el aislamiento de Trump quedó evidenciado en el escenario cuando contradijo a su compañero de fórmula, Mike Pence, sobre un tema central de política exterior”, externó.

USA Today hizo notar que el ambiente frío del debate quedó asentado desde el inicio del mismo, cuando Trump y Clinton rehusaron saludarse de mano, para pasar a un intenso intercambio de acusaciones y revires.

El diario hizo notar como en su afán de colocar a Clinton a la defensiva, Trump invitó a la sala donde tuvo lugar el debate a cuatro de las mujeres que acusaron a Bill Clinton de abuso sexual, y en un momento determinado incluso amenazó a la abandera demócrata con enviarla a la cárcel, en caso de llegar a la presidencia.

“No es frecuente escuchar a un candidato presidencial amenazar con lanzar una investigación contra su oponente en un debate televisado a todo el país, de hecho resulta sin precedente”, destacó el matutino.

Con información de Notimex

Votantes católicos se inclinan por Hillary Clinton

Virginia. La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton aventaja a su rival republicano Donald Trump entre los votantes estadounidenses que profesan la fe católica, señaló hoy un nuevo sondeo de la organización Catholics for Choice.

Un 46 por ciento de los electores católicos probables favorece a la ex primera dama para ganar las elecciones del 8 de noviembre, frente al 40 por ciento que prefiere al millonario estadunidense.

Entre los católicos, los votantes latinos, las mujeres y los jóvenes de la generación del milenio (1980-2000) muestran el mayor respaldo a Clinton.

Un 63 por ciento de los latinos que se identifica como católicos se inclina a votar por Clinton y sólo un 22 por ciento por Trump.

No obstante éste aventaja a la ex primera dama con 13 puntos porcentuales entre los católicos blancos.

La divulgación de la encuesta coincide con la realización mañana del primero y único debate entre los dos candidatos vicepresidenciales, el demócrata Tim Kaine y el republicano Mike Pence, ambos católicos.

Kaine y Pence protagonizarán su encuentro cara a cara en la Universidad Longwood, en Virginia, uno de los llamados “estados campos de batalla” que, según expertos, definirán el desenlace electoral.

Seis de cada 10 de los católicos estadounidenses dijeron en la encuesta que las posiciones de la jerarquía de la Iglesia católica no son un factor que consideran para la selección de su favorito presidencial.

Una proporción similar de los católicos no se siente obligado a seguir las recomendaciones de los obispos para escoger a su candidato o candidata. El voto católico representa alrededor del 25 por ciento del electorado estadunidense y tiende a votar a favor de los demócratas en las elecciones presidenciales.

“Esta nueva encuesta confirma lo que siempre hemos sabido: los católicos están preocupados con la justicia social y la compasión, y no votan con los obispos”, señaló el presidente de la organización Jon O’Brien.

El sondeo fue realizado entre mil cinco adultos católicos registrados para votar y tiene un margen de error de 3.2 puntos porcentuales.

Con información de Notimex

Diario estadounidense llama a no votar por Trump

Virginia. El diario USA Today llamó hoy a los estadounidense a no votar por Donald Trump, al descalificarlo para ocupar la presidencia de Estados Unidos, tomando así partido por primera vez en su historia en una elección presidencial.

“Desde el día que declaró su candidatura, 15 meses atrás, hasta el primer debate presidencial esta semana, Trump ha demostrado de manera repetida que carece del temperamento, conocimiento, determinación y honestidad que Estados Unidos necesita de sus presidentes”, indicó.

En su principal editorial, el rotativo nacional señaló que aunque en días recientes otros rotativos se han desmarcado de apoyar al abanderado republicano, el pronunciamiento del diario fundado 34 años atrás fue notable por ser la primera vez en que asume una postura respecto de un candidato presidencial.

En el editorial titulado “No voten por Trump”, la Junta Editorial del diario señaló que dado que “cada contienda presidencial es diferente, hemos revisado nuestra política de no dar apoyo político cada cuatro años. Nunca habíamos visto una razón para alterar nuestra postura, hasta ahora”.

El diario, el de mayor circulación en el país, recordó haber sido altamente crítico de Trump en otros editoriales, consideró que con elecciones anticipadas teniendo ya lugar en algunos estados “y las encuestas dando cuenta de una cerrada carrera, ahora es el tiempo de exponer las razones por las que Trump no debe ser presidente”, señaló.

A decir del matutino estas incluyen ser una persona errática, pobremente preparada para ser comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, tener prejuicios raciales, su tendencia a hablar de manera irresponsable, además de la dudosa reputación de sus negocios, “y ser un mentiroso en serie”.

El diario empero fue también crítico de Hillary Clinton, sobre quien dijo tener reservas debido a su actitud, su falta de honestidad al hablar “y su extremo descuido en el manejo de información clasificada”.

“Este Editorial no representa un apoyo para Hillary Clinton, quien tienen sus propias falencias (aunque con las suyas es menos probable que se vea amenazada la seguridad nacional; o lleva a una crisis constitucional). La Junta editorial no tiene un consenso para apoyar a Clinton”.

Esta semana el diario The Arizona Republica, repudió en su editorial la candidatura de Trump y dio su apoyo a Clinton, dando la espalda al candidato presidencial republicano por primera vez desde su fundaciÓn en 1890.

 Con información de Notimex

Debate entre Clinton y Trump, el más tuiteado de la historia

Ciudad de México. El primer debate rumbo a la presidencia de los Estados Unidos entre Hillary Clinton y Donald Trump, es considerado como el “evento político más tuiteado” en la historia de la red social, según informó Twitter.

Sin embargo, aunque aún no se tiene la cifra oficial, señaló que los tuits sobre este encuentro sobrepasaron los 10.3 millones alcanzados en el debate presidencial de 2012 entre el ahora presidente Barack Obama y el republicano Mitt Romney.

Algunos de los factores que se consideraron, está el hecho de que el uso de las redes sociales ha aumentado en los últimos cuatro años, además del interés de los usuarios en los debates de este año ha crecido considerablemente.

Según cifras de Twitter, Trump fue el foco de 62% de las conversaciones en la red social.

Por su parte, los posteos y comentarios en Facebook sobre Trump alcanzaron el 79% de la conversación sobre el debate, mientras que Clinton solo logró un 21%.

Sin embargo, el sentimiento parece haber estado del lado de la demócrata.

En un análisis de la firma Zoomph señala que las menciones de Clinton terminaron con un promedio de 1.5 a 1, lo que significa que por cada comentario negativo, hubo 1.5 positivos.

El sentimiento hacia Trump registró variaciones durante el debate, pero concluyó con un promedio de uno a uno, un comentario positivo por cada tuit negativo.

Los temas más comentados en Twitter fueron la economía, política exterior, energía y medio ambiente, terrorismo y control de armas.

Con información de http://www.periodicoabc.mx

 

Hillary Clinton se impone en el primer debate presidencial

Hempstead. La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ganó hoy el primer debate presidencial a su rival, el republicano Donald Trump, según el 62% de los encuestados por la cadena CNN, que en su mayoría eran demócratas.

Tan solo un 27% de los 521 encuestados, todos ellos votantes registrados, respondió que fue Trump el que se impuso en el debate celebrado en la Universidad de Hofstra, en Nueva York.

El 41% de los encuestados se identificó como votante demócrata, mientras que el 26% como republicano, mientras que al resto no les identifica la filiación política.

Trump y Clinton volverán a debatir los próximos 9 y 19 de octubre en San Luis, Misuri, y Las Vegas, Nevada, respectivamente.

Con información de EFE

Primer choque entre Hillary-Trump será visto por 100 millones de personas

Hempstead.- Los candidatos a la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, apuran las últimas horas antes del decisivo primer debate presidencial de este lunes en la Universidad de Hofstra, que se espera sea el más visto de la historia, con más de 100 millones de telespectadores.

El debate comenzará a las 21:00 horas del este de EU. GMT del martes.

La expectación se encuentra alimentada por el polarizado clima electoral tras una campaña agresiva que no se ha caracterizado especialmente por su limpieza y la reñida contienda, ya que las últimas encuestas apuntan una reducción del margen de ventaja de Clinton cerca del empate técnico.

Además, el controvertido carácter de Trump y el hecho de que por primera vez una mujer, Clinton, sea la aspirante a la Casa Blanca por parte de uno de los dos grandes partidos ha añadido interés al ya de por sí fascinante circo de la política estadounidense.

A unas horas del debate, que tendrá lugar en Long Island a una hora de la ciudad de Nueva York, ambos candidatos tienen previsto pasar la jornada trabajando en los argumentos y posibles escenarios que podrían producirse en los 90 minutos de debate sin interrupciones publicitarias.

Incluso en este aspecto, el contraste es evidente.

Si Clinton lleva días concentrada en el cara a cara, Trump ha dejado esto para el último momento, y ayer realizó un evento de campaña en Roanoke (Virginia).

“Vas a tener que ver cómo te sientes cuando estés ahí (en el debate). Ella va a tratarme con respeto. Yo voy a tratarla con respeto. Me gustaría empezar diciendo eso, porque esa sería mi intención”, dijo Trump esta semana en una entrevista en la cadena conservadora FOX.

Por su parte, la ex secretaria de Estado se ha dedicado a estudiar los diferentes perfiles de Trump con los que podría encontrarse: desde el imprevisible y descarado oponente que se vio en las primarias republicanas hasta el más moderado y disciplinado de las últimas semanas en las que ha tratado de seguir al pie el guión.

Clinton buscará provocar a Trump, menos experimentado en cuestiones de política, para revelar sus debilidades y evidenciar su superior veteranía y preparación; mientras que el republicano tratará de exponer la necesidad de cambio y ruptura con el ‘status quo’ representado por la demócrata.

Los expertos consideran clave el primer debate de los tres previstos, ya que marcará la narrativa de las últimas semanas de campaña de cara a las elecciones del 8 de noviembre.

Una frase recurrente en los análisis es que no se ganan elecciones en los debates televisivos, pero si se pueden perder.

“Hay ciertos momentos que puedes anticipar, y necesitas cumplir para transmitir tu mensaje. Estoy interesado en lo dicho por Trump, al menos públicamente, de que no va a realizar ninguna preparación formal”, señaló David Axelrod, analista político y ex estratega jefe de las campañas del actual presidente Barack Obama, esta semana en un encuentro ante estudiantes de la Universidad de Hofstra.

Para Axelrod, el enfoque del magnate neoyorquino es “algo inusual en la política estadounidense, dada la enorme presión existente. Pero, claro, Trump ha desafiado tanto durante toda la campaña las costumbres convencionales que está por ver cómo lo hará”.

Aún más preciso es Jon Favreau, ex redactor de discursos de Obama y director del programa de radio sobre actualidad política “Keep it 1600″, en “los debates son fundamentales los primeros 15 minutos” puesto que es cuando el espectador decide “quien ha sido el ganador”.

Pese a que no habrá anuncios durante el cara a cara, moderado por Lester Holt, periodista de la NBC, las televisiones ya se frotan las manos ante las jugosa audiencia esperada para un debate que será el más visto de la historia.

De acuerdo a los cálculos de las empresas de publicidad que compran espacios para la transmisión previa y posterior, la audiencia estimada para el primer debate entre Clinton y Trump será de entre un 20 y un 50 por ciento más que el primero de 2012 entre el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Rommey, que fue de 67 millones.

Los más de 100 millones de espectadores esperados suponen una cifra solo lograda por el gran evento deportivo de EU, el SuperBowl de la liga de fútbol americano.

El récord televisivo de audiencia de un debate presidencial lo ostenta por el momento el de 1980 entre el entonces presidente demócrata Jimmy Carter y el aspirante republicano Ronald Reagan, que fue visto por 80 millones de televidentes.

“Es un regreso a un fenómeno que ha desaparecido prácticamente en la era de los medios digitales. Estadounidenses reunidos alrededor de una misma hoguera electrónica”, subrayó Andrew Heyward, expresidente de la cadena CBS al remarcar lo insólito del acontecimiento en declaraciones al diario New York Times.

Con información de Noticieros Televisa

Dólar cierra en $20.18 a la espera del primer debate

Ciudad de México.- Al concluir la jornada cambiaria, el dólar libre alcanzó un precio máximo a la venta de 20.18 pesos, dos centavos menos respecto al cierre del pasado viernes, y un costo mínimo a la compra de 19.43 pesos en bancos de la Ciudad de México.

El euro se ofertó en un máximo de 22.80 pesos, un alza de 38 centavos en comparación con el cierre de la sesión previa, y el yen se comercializó hasta en 0.201 pesos.

Para analistas, el mercado cambiario se mantiene a la espera de los resultados del primer debate este lunes entre los candidatos presidenciales de Estados Unidos.

El Banco de México (Banxico) fijó el tipo de cambio para solventar obligaciones en moneda extranjera pagaderas en el país en 19.8322 pesos.

Con información de Notimex

Clinton y Trump con empate virtual previo al primer debate

Monterrey.- A pocas horas de que se enfrenten en el primero de los tres debates que tendrán rumbo a la presidencia de Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump se colocan con un virtual empate en la cantidad de votantes probables.

La anterior luego de que la información fue derivada de un sondeo nacional que se publicó ayer por ­el Washington Post y ABC News.

Para el debate que se realizará este lunes, Clinton llega respaldada por el 46 por ciento de los posibles votantes consultados, contra un 44 por ciento que dan su apoyo a Trump.

Los candidatos minoritarios Gary Johnson y Jill Stein se reparten el resto de los votantes.

La pequeña ventaja que muestra la candidata demócrata sobre el republicano entre los votantes probables está dentro de los 4.5 puntos porcentuales que son el margen de error del sondeo, elaborado entre el 19 y el 22 de septiembre con una muestra de 1,001 adultos, quienes fueron entrevistados vía telefónica.

A inicios de septiembre una encuesta nacional de ­el Washington Post y ABC News ubicaba un 5 por ciento arriba a la demócrata sobre el republicano.

Con estas estadísticas resulta obvio que el encuentro será entre sólo dos candidatos, ya que los otros aspirantes no cumplen con los requisitos mínimos para participar en el esperado debate, además de ser la primera vez que Clinton y Trump coinciden en un escenario en lo que va de campaña, se espera que sea uno de los más vistos de la historia.

Los cálculos más conservadores estiman 100 millones de espectadores solamente por televisión, sin tener en cuenta las redes sociales.

Finalmente, el debate entre los candidatos tendrá lugar en la Universidad de Hofstra (Long Island) y presentará una duración de 90 minutos, sin interrupciones publicitarias.

Con información de http://www.periodicoabc.mx