Frutas

Los 5 beneficios de comer frutas y verduras orgánicos

En los últimos años hemos visto un ‘boom’ por adquirir productos orgánicos, libres de pesticidas y amigables con el medio ambiente y aún hay mucho de qué hablar alrededor de este tema.

 Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), que es el organismo a nivel internacional que se encarga de regular y certificar a los productor orgánicos. Para que un alimento se considere orgánico debe contener al menos un 95% de ingredientes producidos orgánicamente, si el porcentaje es menor, entonces se trata de un producto elaborado con ingredientes orgánicos. Los alimentos orgánicos son aquellos libres de químicos o fertilizantes sintéticos y no modificados genéticamente.

De acuerdo al experimento realizado por The Organic Center, un organismo especializado en la producción de alimentos orgánicos, un 75% de los alimentos evaluados, presentaron un mayor número de polifenones y antioxidantes, estas sustancias son las encargadas de combatir los efectos de los radicales libres que repercuten directamente en las células.

Los productos orgánicos no contienen residuos de pesticidas, por lo cual se vuelven más seguros para quien los consume. Los pesticidas están relacionados con problemas del sistema digestivo, intoxicaciones, diarrea, mareos y ansiedad. De esta forma, una dieta libre de sustancias tóxicas siempre será benéfico para el cuerpo.

Los alimentos orgánicos son ricos el polifenoles y flavonoides porque dentro de los sistemas de producción orgánica, las plantas no cuentan con grandes cantidades de nitrógeno proveniente de fertilizantes y pesticidas, por lo tanto son más susceptibles de plagas. Dada esta circunstancia los productos orgánicos tienden a desarrollar más metabolitos, que sirven de amortiguador contra los radicales libres.

Más nutrientes

Según la investigación realizada por el Ministerio de Agricultura de Argentina, algunos de los vegetales y hortalizas producidos de manera orgánica presentaron un aumento en los índices de minerales como potasio, calcio, magnesio, fósforo, hierro, lo cual se traduce en un mayor aporte de nutrientes para quien los consume.

En los últimos años la producción de proteínas de origen animal como el pollo y la carne roja se ha relacionado con la adición de hormonas y antibióticos para lograr que los animales crezcan y se desarrollen más rápido. Los residuos de estas sustancias se han asociado con alteraciones en los cliclos hormonales en las mujeres y con algunos tipos de cáncer como el de colon. La carne orgánica está libre de sustancias que buscan alterar el crecimiento del animal.

De pronto podemos llegar a pensar que todo lo que comemos debería ser orgánico, libre de hormonas y amigable con el medio ambiente, pero no es así. Si bien es cierto que algunos alimentos están plagados de pesticidas hay otros que puedes consumirlos sin riesgos.

La EWG es una organización encargada de analizar a los vegetales y frutas y determinar algo que ha decidido nombrar “la docena sucia y la quincena limpia”, doce alimentos que por su alto contenido de pesticidas y otras sustancias es necesario consumir orgánicos y quince que puedes comer con tranquilidad. Esta guía es fundamental al momento de realizar tus compras, pues te ayudará a identificar qué sí y qué no debe ser de producción orgánica.

La docena sucia la integran las fresas, las manzanas, las nectarinas, los duraznos, el apio, las uvas, las cerezas, las espinacas, los jitomates, el pimiento, los jitomates cherry y los pepinos. Por su parte, la quincena limpia está integrada por los aguacates, los elotes, la piña, la col, los ejotes, las cebollas, los espárragos, los mangos, la papaya, el kiwi, las berenjenas, el melón verde, las toronjas, el melón y la coliflor.

Aunque se han encontrado estudios que demuestran algunas propiedades superiores por parte de los alimentos orgánicos, muchas investigaciones concuerdan con una cosa: una dieta que incluya verduras, frutas y proteínas con bajos índices de grasas siempre será buena para el cuerpo de quien la lleva.

Con información e imágenes de Nueva Mujer

Vitaminas, fundamentales para funcionamiento de sistema nervioso

La dieta diaria debe incluir vitaminas, pues son fundamentales para la formación de tejidos, células de la sangre, material genético, hormonas y sustancias químicas para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

El coordinador de Nutrición de la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Fredy Nava Raygoza, expuso que una alimentación balanceada es suficiente para asegurar el correcto aporte de las vitaminas que se necesitan para la vida diaria.

Sin embargo, anotó, en los casos donde ya existe desnutrición se prescriben suplementos alimenticios.

Indicó que la vitamina A es un compuesto que se debe consumir desde la infancia, pues interviene en múltiples funciones fisiológicas y no sólo en la vista como comúnmente se le relaciona.

Refirió que esa vitamina también interviene en la integridad de los tejidos o epitelios y la protección a infecciones, por lo que es indispensable en la dieta diaria.

En los alimentos la vitamina A se encuentra en los vegetales de color amarillo, naranja y morado como zanahoria y betabel, pero esta vitamina necesita activarse con la exposición al sol.

La vitamina como tal se encuentra en los productos lácteos, vísceras, queso, yema de huevo, entre otros comestibles, abundó.

Comentó que esta vitamina ayuda en la formación y mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel sana.

Además favorece la buena visión, especialmente ante la luz tenue y se puede requerir para la reproducción y periodos de lactancia materna.

Destacó que la mejor manera de obtener los requerimientos diarios de vitaminas esenciales es consumiendo una amplia variedad de frutas, verduras, lácteos fortificados y legumbres como frijol y lentejas, así como granos integrales.

Nava Raygoza añadió que la cantidad de esos alimentos dependerá de la edad, sexo y otros factores como embarazo y salud.

Con información e imágenes de NOTIMEX