Estudiantes

Mexicanos crean pulverizadora que convierte desechos en materia prima

Neín Farrera Vázquez, líder de Investigación del Campus Tuxtla de la Universidad del Valle de México, así como un grupo de investigadores, desarrollaron una máquina pulverizadora que convierte desechos en materia prima.

En compañía del docente; M. en C. Osbaldo García Ramos y Aldo Aguilar Castillejos, en colaboración con Rotoinnovación, (empresa que en el 2016 ganó el Premio Nacional de Tecnología e Innovación (PNTi), desarrollaron este proyecto.

Pulverizado de polietileno de alta densidad

El trabajo tiene como objetivo diseñar e implementar la automatización de una máquina para el proceso de pulverizado de polietileno de alta densidad (HDPE), a partir de material reciclado para combinarlo con nano partículas, espumantes y aditivos, para obtener una espuma más resistente y a un precio más bajo que las actuales en el mercado.

El material que se recicla, comenta el docente, es el propio desecho de los procesos de rotomoldeo en la misma empresa.

“Actualmente sobran residuos que son desperdicio, pero que con la Pulverizadora se convierten en materia prima, lo que hará que bajen los costos de producción, además, se pueden utilizar otro tipo de desechos de plásticos compatibles con los procesos de rotomoldeo”

La utilidad de la espuma hace que los productos cambien su densidad y sean más o menos térmicos, o bien, se puede tener un espesor determinado con menos material.

Desechos plásticos

La máquina pulverizadora funciona a través de una tolva de entrada, por donde se introduce el material plástico de tamaño irregular (desechos plásticos) y posteriormente pasa a una cámara de triturado fino que lo hace polvo.

Este polvo es materia prima para el proceso de rotomoldeo, sin este proceso, el plástico no puede ser utilizado.

Metodología

Para construir la máquina, los investigadores y estudiantes, primero estudiaron diferentes tipos de máquinas pulverizadoras y sus componentes, así como los requerimientos de la empresa Rotoinnovación para determinar el tamaño y capacidad de la máquina.

Con esos datos lograron dimensionar y modelar los principales componentes y determinar el tamaño del motor, bandas, elemento de trituración, etc., los que fueron integrados en una máquina que procesa de manera automática el material de desecho. También desarrollaron el sistema automatizado y de control, que puede manipular diferentes aspectos  del pulverizado.

CONACYT

Este proyecto fue financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), y es el de mayor monto económico que ha recibido el área de investigación de la UVM Campus Tuxtla, encabezado por el Dr. Farrera.

“Los estudiantes de UVM también se vieron beneficiados con la compra de equipo especializado para el diseño y simulación de este tipo  de tecnología, lo que nos pone a la vanguardia en Chiapas y la Región Sureste en tecnología, especialmente en mecatrónica (automatización), diseño y simulación asistida por computadora”

Añadió que los estudiantes que participaron se beneficiaron en todas las etapas del proyecto, ya que complementaron y aplicaron sus conocimientos adquiridos en el salón de clase, desde el diseño del sistema, integración del sistema mecatrónico, programación del sistema de control, construcción de componentes mecánicos, instalación eléctrica, entre otros conocimientos aplicados a un caso real, en el que el margen de error debe ser cero.

Podría interesarte también la expansión de la inteligencia artificial. 

Con informacion de Publimetro.

Asisten a la escuela a estudiar y… a fumar

Monterrey. Actualmente el Gobierno del Estado lucha por imponer en los restaurantes y bares esta legislación, que incluso desató acusaciones de sobornos contra los inspectores de Salud y negociaciones entre los empresarios y diputados.

Sin embargo, en pasillos y estacionamientos de la UANL, Tec de Monterrey, UDEM y la UMM, es común ver a los estudiantes fumar.

La Ley estatal de Protección contra la Exposición al Humo del Tabaco señala en el artículo 31 del capítulo VIII que: “Las escuelas e instituciones educativas, sean públicas, sociales o privadas, deberán coadyuvar de manera individual o colectiva en la vigilancia, para que se cumpla con las prohibiciones de vender cigarros a los menores de edad, vender cigarros por unidad, así como fumar en el interior de éstas…”.

En un recorrido del periódico ABC demostró que no todos respetan la Ley.

Facultades de Artes Visuales, Arquitectura y Derecho de la Universidad Autónoma de Nuevo León, alumnos e incluso personal de la institución fuman en los pasillos.

Además, hay intendentes que han encontrado negocio redondo al vender cigarrillos sueltos, que sin lugar a duda es considerada una práctica prohibida.

En el Tec de Monterrey y la UDEM, el consumo se da en el área de estacionamiento y en donde los estudiantes esperan taxis o transporte.

En las instalaciones del Tec Milenio, Campus Las Torres, los alumnos tienen dos mesas en el estacionamiento donde se relajan con un cigarro en la mano.

La UMM es otra de las instituciones donde se tolera el consumo de tabaco; la entrada de la Facultad de Comunicación es área de fumar y en la de Arquitectura, hasta hace tres semanas, la cafetería ubicada en el sexto nivel tiene una terraza para los fumadores.

Finalmente, autoridades estatales buscan reducir el consumo de tabaco, en las universidades los estudiantes mantienen su adicción.

Con información de Periódico ABC

Estudiantes del IPN diseñan vehículo anfibio; sería útil en inundaciones

Estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 9 Juan de Dios Bátiz, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), construyeron un vehículo anfibio que podría ser útil en inundaciones o en campos de cultivo.

El prototipo mide 1.70 metros de largo por 60 centímetros de ancho. Como un gran salvavidas, está construido con una lona sellada a dos tablas de madera, una de las cuales sirve como base para los motores, dirección, hélice de avión a escala y un tripulante.

En su fabricación, los estudiantes se basaron en el principio de Pascal, que se aplica cuando se requiere levantar objetos pesados con poca fuerza. Cuando se infla la lona el aire escapa por una serie de agujeros hechos en la tabla inferior, lo que genera una especie de cojín que permite al prototipo moverse en cualquier superficie horizontal, como podrían ser tierra, agua o zonas lodosas.

Para darle dirección, le pusieron un par de alerones de aluminio controlados con dirección mecánica de transmisión entrecruzada y un volante colocado en la base. Además cuentan con un radiocontrol para aplicar velocidad y aceleración.

El prototipo cuenta con un sensor ultrasónico de distancia que le permite detectar cuando el vehículo se aproxima a un obstáculo.  Los estudiantes lo programaron para que encienda un led de color rojo cuando exista el peligro de chocar, además le adhirieron una cuerda con alcance de tres metros como medida de seguridad.

Los estudiantes Nariat Osbaldo Benítez León, Jorge Caballero Enríquez, Valeria Camacho Reyes, Armando Díaz Elizarrarás, Diego Gallegos Franco, Karla García Rodríguez, Héctor González Salvador, Daniel Luis Barroso, Daniel Ríos Olvera y Ulises Varela Álvarez, explicaron que por el momento, el prototipo cuenta con un motor que soporta 80 kilogramos de peso.

Bajo la supervisión de los docentes Laura Larios Pérez y Demetrio Cruz Arteaga, los politécnicos  comentaron que con la creación del prototipo aplicaron los conocimientos en física, mecánica, electricidad y electrónica, adquiridos durante la carrera técnica de Máquinas con Sistemas Automatizados.

Con información e imágenes de Crónica

http://www.cronica.com.mx/