Documentos

Gracias Whatsapp, no dejo de presionar “Documentos”

La nueva actualización de Whatsapp tiene un error de diseño. Hizo un cambio esperado: ahora permite el envío de archivos adjuntos, sin embargo, un problema de ubicación del ícono está mareando a los usuarios.

El servicio de mensajería instantánea hizo un cambio en su nueva versión que promete darle batalla al email: ahora permite enviar archivos adjuntos (por ahora, sólo PDF).

Sin embargo, los usuarios (o algunos de ellos) no están del todo conformes con la novedad. En rigor, no se trata de la nueva prestación, sino básicamente de la ubicación del ícono en el menú.

El problema es que “Documentos” está en la misma ubicación donde antes estaba el ícono “Galería”, uno de los más usados ya que permitía desde allí acceder a las imágenes archivadas en el teléfono. Los usuarios se quejan porque, llevados por la costumbre de años, presionan “Documentos” equivocadamente.

A la izquierda, el diseño anterior. A la derecha, el nuevo. Donde estaba “Galería”, ahora está “Documento”.

Muchísimas quejas

En las redes sociales, especialmente en Twitter, miles agradecen a Whatsapp la novedad, pero no dejan de hacerle ver el problema de diseño.

Versión nueva

Hay que recordar que para que el servicio de envío de documentos funcione, el receptor debe tener instalada la última versión de Whatsapp (2.12.453 o posterior) . El sistema avisa que el contacto al que se le quiere enviar el adjunto no tiene actualizada la versión. En el caso de un grupo, advierte quiénes son los contactos “desactualizados”.

Con información e imágenes de Merca 2.0

Buscan digitalizar documentos del Congreso

Para ofrecer la información que se genera en el Congreso de Nuevo León, el diputado Ángel Barroso Correa propuso una iniciativa de ley en la que se pide que se digitalice todo lo que se emite, además del archivo general que ya existe.

El legislador informó que se trata de una reforma a la Ley Orgánica del Poder Legislativo y modificación del Artículo 65 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso del Estado, a fin de que los servicios de Archivo y Biblioteca se actualicen y se digitalicen.

“Añadir un enunciado para obligar a la Oficialía Mayor a que, en su actualización, digitalice todo el acervo de Archivo y Biblioteca que se tiene en el Congreso y darle certeza jurídica a todos los nuevoleoneses con una figura de interpretación jurídica que se usa en el derecho.

“La iniciativa puntualmente versa en que se tomen los elementos necesarios para hacer una interpretación auténtica.

Los elementos son exposición de motivos, antecedentes y consideraciones de los dictámenes, así como las deliberaciones que se hacen en las actas del pleno”, mencionó Barroso Correa.

Indicó que esto permitirá que los nuevoleoneses, que estén sujetos a un proceso legal, puedan fundamentar y motivar sus acciones con esta información.

 

 

Con información e imágenes de ABC Noticias.

WikiLeaks expone a países de Medio Oriente

En la embajada saudí en Teherán, algunos diplomáticos analizan la posibilidad de dar publicidad por medio de Facebook y Twitter a las quejas de los jóvenes locales desencantados. En la embajada en Jartum, Sudán, informan ansiosamente sobre la ayuda militar de Irán a Sudán.

Mientras tanto, la misión saudí en Ginebra se ve en figurillas para lidiar con una factura multimillonaria generada por el uso de limusinas de una princesa saudí y su séquito.

Esos y otros documentos diplomáticos publicados el viernes por WikiLeaks son apenas la primera tanda de lo que el grupo anticipa será una cantidad mucho mayor, pero de todos modos ya han revelado detalles jugosos sobre la diplomacia saudí, dando además indicios sobre los derroches de la realeza y las intrigas políticas características del Oriente Medio.

WikiLeaks ha publicado hasta ahora unos 60.000 documentos de los cuales The Associated Press solo ha podido autenticar unos pocos, pero la organización insiste en que todos son genuinos

Las autoridades saudíes no han cuestionado explícitamente la autenticidad de los documentos y los diplomáticos saudíes no han respondido numerosas solicitudes de declaraciones. Sin embargo, la cancillería saudí advirtió el domingo a los ciudadanos en su cuenta de Twitter que eviten visitar “todo cibersitio con el propósito de conseguir un documento o información filtrada que pueda ser falsa y su proponga perjudique la nación”.

Muchos de las decenas de documentos revisados por The Associated Press parecen destinados a vigilar la actividad iraní en la región o socavar los intereses de Teherán. Un memo sin fecha, aparentemente enviado desde la embajada saudí en Teherán, comentó lo que calificó como “la frustración de los ciudadanos iraníes y su intenso deseo de cambio de régimen” y sugirió medios de exponer públicamente las reclamaciones sociales de los iraníes por medio de “internet, redes sociales como Facebook y Twitter”. También sugiere “invitar a figuras de la oposición fuera de su país, coordinar con ellos y estimularlos a usar galerías para mostrar fotos de torturas infligidas por el régimen iraní”.

Los saudíes también vigilan a los amigos de Irán, reales o supuestos. Un memo de 2012 advierte que Irán recibía “mensajes estadounidenses amistosos” que sugieren supuestamente que Estados Unidos no objeta un programa nuclear iraní siempre que tenga garantías, “posiblemente rusas”.

Otro memo, con fecha 2012, acusa a los Emiratos Árabes Unidos de ayudar a Rusia e Irán a burlar las sanciones internacionales. Un tercer memo –clasificado “máximo secreto”– sostiene que Irán bombardeó a las fuerzas de Sudán del Sur durante el conflicto por el área petrolera de Heglig.

Los documentos saudíes incluyen muchas afirmaciones difíciles de confirmar.

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.

Ataque cibernético se convierte en pesadilla de EU

El ataque cibernético a la Agencia de Manejo de Personal del gobierno federal de Estados Unidos se convierte en la suma de todos sus temores.

Durante meses y quizás años, hackers presuntamente al servicio del gobierno chino, extrajeron los datos personales de 9 a 14 millones de empleados federales, incluyendo de la Agencia Nacional de Seguridad  (CIA), Unidades de Operaciones Especiales de las fuerzas armadas, especialmente quienes tienen “Clearance” que permite el acceso a instalaciones, sistemas de computación e información restringida.

Esta información incluye números del seguro social, fechas y lugar de nacimiento, direcciones, teléfonos, historias de crédito, hipotecas, cuentas bancarias, antecedentes penales, seguros médicos, pensiones, edad, sexo, raza o información sobre el posible padecimiento de enfermedades mentales y tratamientos, uso de alcohol y drogas, que proporcionan los empleados federales al llenar el documento conocido como “Forma Standard 86″, cuando se solicita el trabajo.

Y no sólo empleados sino también contactos de esposo o esposa, otros parientes y amistades, vecinos y hasta familiares en el extranjero.

En este caso también podrían estar periodistas que solicitan credenciales de prensa que permiten acceso inmediato a la Casa Blanca, Pentágono y otras instalaciones sensitivas.

Este es el mayor robo de información confidencial al gobierno estadounidense, que ya se conoce como el “Pearl Harbor cibernético”, es mucho mayor de los 4 millones 100 mil personas que estimó la Casa Blanca el día 8 de junio, cuando se pensó que la extracción de datos era más limitada y habría comenzado en abril de este año.

Los documentos sensitivos, que además no estaban codificados, incluyen las investigaciones de antecedentes  -presentes y pasadas- de los empleados federales, lo que permite a quien extrajo la información, conocer las identidades de casi todas las personas que tienen acceso a información, sistemas o instalaciones altamente sensitivas, senador Joel Brenner, ex-alto funcionario del área de contra-inteligencia.

La Federación de Empleados Federales externó su preocupación por la falta de seguridad en torno a la custodia de documentos sensitivos que pueden facilitar a gobiernos extranjeros el reclutamiento, por intimidación, soborno o explotación de vulnerabilidad de empleados federales.

Esta información brindaría a cualquier gobierno extranjero un mundo de información que permite el chantaje para explotar debilidades o circunstancias de empleados estadounidenses, para tener acceso a los más grande secretos de Estados Unidos dicen los periodistas Ken Dilanian y Ted Bridis, de la Agencia Prensa Asociada.

Lo increíble de este ataque es que haya ocurrido a dos años de las impactantes revelaciones de Edward Snowden sobre los programas de espionaje masivo, telefónico y electrónico, de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) dentro y fuera del país, y un año después de que un contratista de la Oficina de Manejo de Personal también fue hackeado en el 2013, lo que se descubrió un año después, situación que fue reportada al Congreso.

David Cox, presidente de la Federación de Empleados Federales de Estados Unidos, envió una carta a Katherine Archuleta, directora de la Oficina de Manejo de Personal, para externar su preocupación por la deficiente custodia de información personal para lo que el gobierno federal sólo ofreció un seguro de dos años contra posibles fraudes en su contra.

Sólo de octubre del año pasado a la fecha, la Oficina de Manejo de Personal investigó a 4 millones de personas y se cree que la información obtenida por los hackers podría remontarse a la que se obtuvo desde la década de los 80s, que afecta a millones de exempleados.

Los únicos que podrían no haber sido víctimas de este ataque masivo, del que el gobierno de Estados Unidos culpó de inmediato al gobierno chino, son los congresistas, senadores y sus staffers además del resto de agencias de inteligencia.

 

Con información e imágenes de Noticieros Televisa.