Depresión

La depresión, un mal silencioso pero creciente entre los mexicanos

La OMS dedica el Día Mundial de la Salud de este año a una enfermedad que en México padecen más de 10 millones de personas y cuyos efectos impactan la productividad del país.

La depresión es una enfermedad mental que se abre paso silenciosamente entre la población mexicana, sin que el país cuente con los recursos ni los mecanismos suficientes para su prevención y tratamiento, advierten especialistas.

Este padecimiento actualmente no sólo afecta a más de 10 millones de mexicanos —8.4% de los habitantes de México—, sino que también se extiende y se ubica entre las principales causas de pérdida de calidad de vida, ausentismo laboral y disminución de la productividad.

Para generar conciencia sobre el tema, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió que este año el Día Mundial de la Salud —que se conmemora el 7 de abril— esté dedicado a este mal, que en México históricamente no ha recibido la importancia debida, dice María Elena Medina Mora, directora del Insituto Nacional de Psiquiatría.

“No siempre se da a la enfermedad mental y a la depresión, que es una de las más frecuentes, el lugar que requieren (…) Es importante decir que (la depresión) afecta a una proporción importante de la población: tenemos prevalencias en el último año de 11.4% en las mujeres y en los hombres de 8.6%”.

De 2014 a 2015, la depresión tuvo un crecimiento de 31%, al pasar de 69,594 a 91,521 nuevos casos detectados, según el Anuario de Morbilidad de la Secretaría de Salud federal. Los grupos de edad más afectados son los que van de los 25 a los 59 años y los de personas mayores a 65.

Medina Mora explica que algunos factores que fomentan esta enfermedad son la inseguridad pública, la violencia intrafamiliar, el consumo de sustancias tóxicas y el medio ambiente, así como condiciones socioeconómicas como la pobreza, la falta de oportunidades de desarrollo personal y las altas exigencias laborales.

Ante este contexto y el crecimiento de la depresión —que en el peor de los casos lleva al suicidio—, la especialista reconoce que, si bien hay una estrategia desde el gobierno federal que incluye la capacitación de especialistas, el suministro de medicamentos y la operación centros de atención, es necesario reencauzar los esfuerzos para que el país tenga un programa integral.

“Necesitamos cambiar el esquema de red de atención. Digamos que ahorita, si pensamos en la atención especializada, las personas a las que les da depresión tardan hasta 14 años en llegar a tratamiento, llegan más frecuentemente a hospitales (…) no llegan a un primer nivel de atención”, dice Medina Mora, quien también subraya la necesidad de que se reconozca este padecimiento como un problema social.

Entre las propuestas que plantea están el desarrollo de redes comunitarias de ayuda, la puesta en marcha de centros de atención de primer nivel que permitan la detección y atención de casos en su fase inicial, así como la capacitación no sólo de especialistas, sino de la propia población. La experta expone que esto último permitiría a las personas detectar en sí mismas los signos de la depresión de manera oportuna.

También te puede interesar: ¿Quieres ser emprendedor? Checa este máster en línea.

En todo el mundo, la depresión afecta a más de 300 millones de personas. Y en México, es la primera causa de discapacidad en hombres y la novena en mujeres, y la responsable de 54% de los casos de ausentismo laboral, de acuerdo con la organización civil Voz Pro Salud Mental.

“Cuando hablamos de depresión, no nos referimos simplemente a ‘estar triste’, sino a una enfermedad real que puede llegar a ser discapacitante o terminar con la vida”, refiere la ONG.

En un llamado a atender el problema, Voz Pro Salud Mental cita información de las revistas Salud Mental y The Lancet. En 2016, esta última publicación estimó que la depresión y la ansiedad no tratadas son responsables de más de 12,000 millones de días productivos perdidos al año, en 36 países, lo cual equivale a una pérdida económica de más de 925,000 millones de dólares.

Esto se debe a que un caso de depresión no tratado puede desembocar en discapacidad psicosocial, asociada con una disminución de la calidad de vida, la dificultad para que una persona se relacione socialmente y el abandono de los estudios o del empleo.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica 2007, el promedio de días de trabajo perdidos en 2006 por causa de la depresión fue de 25.1, mientras que el de días perdidos por enfermedades crónicas fue de 6.89.

Con información de Expansión/CNN.

Cancelaría Selena Gómez concierto planeado en Monterrey

Tras revelar el martes que sufre ataques de pánico y depresión debido al lupus que le fue diagnosticado hace un año, ayer se anunciaron cancelaciones

Luego de que la cantante y actriz estadounidense Selena Gómez anunciara que se retira temporalmente de los escenarios por problemas de salud, varios conciertos de su gira fueron cancelados, lo que pone en peligro la fecha que tiene programada en Monterrey.

Tras revelar el martes que sufre ataques de pánico y depresión debido al lupus que le fue diagnosticado hace un año, ayer se anunciaron cancelaciones de sus conciertos en Chile y España.

La estrella pop, que informó hace cerca de un año padecer esta enfermedad, confirmó la noticia de su retiro en una entrevista con la revista People, en la que aseguró que éste será momentáneo.

“Como muchos de ustedes saben, hace un año les conté que tengo lupus, una enfermedad que afecta a las personas de diferentes maneras.

“Descubrí que algunos de los efectos del lupus pueden ser la depresión ansiedad y ataques de pánico, que además tienen sus inconvenientes”.

Aunque oficialmente no se ha anunciado la cancelación de su concierto del próximo 16 de diciembre en Monterrey, la fecha está en riesgo.

 

Con información e imágenes de Periódico ABC

¿Sufres del síndrome post vacacional?

Descubre cómo volver a la rutina y no morir en el intento

Se acabaron las vacaciones  y ya empiezas a notar el peso de la vuelta a la rutina. Puede que sientas que no has descansado nada, que tengas problemas para dormir, no te concentres, te sientas irritable, sin ganas de hacer nada o incluso nervioso. Síndrome post vacacional le llaman.

¿Por qué nos cuesta tanto volver a la rutina?

Nos pasamos el año esperando que lleguen las vacaciones. Primero son las fiestas navideñas (o de invierno), luego son las de Pascua y finalmente las mejores, las de verano. 
Y es que las vacaciones son el premio a nuestras jornadas de duro trabajo y de responsabilidades. Es el momento en el que nos desconectamos de nuestras obligaciones, ya sea trabajo, estudios o cualquier tipo de rutina; y damos rienda suelta al placer y al ocio, como si de una realidad paralela se tratara, en la que no existen ni los jefes ni preocupaciones ni madrugones ni horarios. Pero, como bien decía Newton, “todo lo que sube debe bajar”. Lo mismo ocurre con nuestro estado de ánimo: durante el año nos encontramos anímicamente estables, con altibajos pero estables. Cuando se acercan las vacaciones nos encontramos pletóricos y, por el contrario, cuando estas se terminan la sensación de bajón emocional nos invade como si nos hubieran tirado al mar con un ancla atada al tobillo.

Síndrome post vacacional

Lo que estamos sufriendo es lo que llamamos depresión post vacacional o síndrome post vacacional, y aunque no se incluye en ningún manual de diagnóstico médico, sí se reconocen un grupo de síntomas comunes en las personas que lo padecen. En el síndrome post vacacional encontraremos afectaciones comunes como apatía o desánimo, falta de motivación o tristeza. Por suerte, estamos hablando de un problema de adaptación y cambio, y por consiguiente de corta duración, no prolongándose más de un par de semanas.
El grado de bajón emocional variará de una persona a otra. Como en cualquier otro problema de tipo psicológico, hay factores interpersonales que contribuyen a que desarrollemos una depresión postvacacional más o menos severa. En primer lugar influirá el tiempo que pasemos “desconectados de la realidad”. Si una persona se pasa dos semanas sin pensar en el trabajo o en su rutina, probablemente tendrá más dificultad a la hora de volver a incorporarse que otra que solo ha salido cinco días, o incluso que otra persona que haya estado dos semanas de vacaciones pero haya mantenido contacto con su despacho u oficina.
En segundo lugar influirá la personalidad. Es decir, la forma que tengamos de evaluar la situación, la motivación y la tendencia emocional. Probablemente una persona que se pase el año entero esperando las vacaciones no le guste su trabajo, y tienda a entristecerse con facilidad, tendrá más dificultades que alguien que se tome las vacaciones como un premio que ha disfrutado. Entre otros factores, también influirá la situación personal de cada uno. Si una persona está sufriendo ‘mobbing’ o acoso laboral, la vuelta al trabajo será mucho más traumática.

Afronta la vuelta al trabajo en 10 pasos

Dado que la mayoría de nosotros tiene las vacaciones limitadas, tarde o temprano tendremos que afrontar el regreso a la rutina, la mejor forma de hacerlo es gradualmente.

1. Tómate unos días de transición
Si te has ido de viaje evita volver el día antes de comenzar a trabajar, ya que la vuelta te resultará demasiado brusca. Lo aconsejable es volver un par de días antes para descansar, poner todo en orden e ir tomando contacto con tus responsabilidades.

2. Retoma el contacto con la rutina poco a poco
Considera retomar tu contacto con compañeros de trabajo, de universidad o de tu “vida real” antes de acabar las vacaciones.

3. Planea una escapada breve
Volver a trabajar con la perspectiva de unas vacaciones ligeras por delante te facilitará la transición. No es necesario irse lejos, pasar el día fuera de casa te servirá.

4. Introduce actividades de ocio en tu rutina
Terminar las vacaciones no significa terminar con tu felicidad. La semana tiene muchos días, y los días muchas horas. Saca tiempo para realizar actividades que te gusten y evitarás que tu ánimo decaiga.

5. Tómate la vuelta a la rutina con tranquilidad
Intenta no adoptar una actitud pesimista. Volver a la rutina también tiene sus aspectos positivos, como reencontrarte con gente que estaba lejos. La rutina no es ni buena ni mala, es algo a lo que tenemos que volver, así que lo mejor es tomárselo con naturalidad y huir del drama.

6. El primer día paso a paso
No lo dejes todo para el primer día de trabajo. Organízate, prioriza y tómate las tareas con calma.

7. Cuídate
Come sano, haz ejercicio y descansa. La comida, el ejercicio y el sueño son vitales para mantener el equilibrio de nuestra química cerebral, lo que se traduce en un mejor estado de ánimo.

8. Ponte metas nuevas
Plantearse objetivos es importante para tener algo por lo que trabajar. Nos mantendrá motivados y nos hará sentirnos realizados una vez los consigamos. Recuerda proponerte metas retadoras pero realistas.

9. Si algo no te gusta cámbialo
Los cambios no son fáciles, requieren valentía y sacrificio, pero cuanto más difícil resulta tomar una decisión más gratificante es la recompensa. Si algo no te gusta, tu trabajo, tu situación sentimental o cualquier aspecto de tu vida, haz algo para mejorarlo.

10. Empieza a planear tus próximas vacaciones
Hay estudios que han demostrado que el pico de mayor felicidad no se alcanza durante las vacaciones, sino durante la planificación. La clave está en las expectativas y el abanico de posibilidades que encontramos al planear unas vacaciones.

 

Con información e imágenes de El Horizonte 

Sortea las depresiones en este ‘Blue Monday’

Hoy, como cada tercer lunes del año, se aplica este término al agudizarse la cuesta de enero tras los excesos de diciembre

#BlueMonday- Para muchas personas alrededor del mundo, hoy es el día más triste del año debido al ‘Blue Monday’, una teoría psicológica que surge a partir de que este lunes es el momento preciso en que empezamos a ‘pagar factura’ de los excesos que adquirimos a lo largo de las fiestas decembrinas.

Hay a quienes los lunes no les sientan bien, pues significa que tras el descanso vuelve la responsabilidad del trabajo y la rutina de los deberes escolares, pero por si eso no fuera suficiente, una fórmula matemática perfila este lunes (hoy) como el día más triste del año.

Esta teoría surge cuando al disiparse cualquier rastro de los festejos navideños, las deudas decembrinas comienzan a agolparse en la cartera, el clima no se decide entre el frío o el calor, y la mayor parte de las personas empiezan a romper sus propósitos de Año Nuevo.

En ese sentido, Cliff Arnall, investigador británico de la Universidad de Cardiff, es experto en psicología de la motivación y fue quien generó el término en base a una fórmula que establece que en este día “la mayoría se centran en sus carencias más que en sus posibles logros”.

Desde el año 2005, Arnall viene defendiendo esta teoría, la cual se basa en la siguiente fórmula matemática: “1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA”.

De esta forma, en la citada función, “D” representaría las deudas adquiridas en Navidad, “d” sería el dinero cobrado en el mes de enero y T el tiempo transcurrido desde el final de las fechas navideñas.

Por otra parte, en la segunda parte de la fórmula, la “I” representaría el tiempo desde el último intento fallido de cumplir un propósito de Año Nuevo, la “M” serían las motivaciones para el futuro y la combinación “NA” sería la necesidad de actuar para cambiar aquello que nos desagrada de nuestra vida.

A su juicio, “si una persona dirige su foco de atención a todo lo que resta (invierno, frío, inicio de la rutina, más responsabilidades) y no tiene en cuenta todo lo que se suma (tener trabajo, capacidad económica para solventar necesidades, tener calefacción para enfrentar el frío), lo normal es que se encuentre triste”.

“Si damos más valor a lo que nos falta que a lo que tenemos, nos sentimos mal. El valor, lo que apreciamos, aquello de lo que hablamos y compartimos con los demás, es una elección. Tú decides si sumas o restas”, expresa Arnall.

Ponle alegría a este lunes

Motívate con música: Una de las formas más efectivas de ponerte las pilas es a través de la música. Escúchala en casa o en el trayecto a tu trabajo.

Trázate nuevos planes: Para ver el día a día con optimismo, idea solo o con tu pareja compras a mediano o largo plazo, esto te estimulará a seguir adelante.

Muévete tras el trabajo: En lugar de llegar a tu casa para tirarte en la cama o el sofá, ve a dar un paseo, sal a trotar o lánzate al gym.

Planea una actividad: Esta noche puedes salir de tu rutina. Comparte un café o una cerveza con tu pareja o amigos, visita a un familiar o un amigo especial.

Con información e imágenes de Periódico ABC

Especialistas lanzan advertencia sobre alza en depresión estacional

La tristeza o desgano que padecen las personas durante la época navideña tiene nombre y apellido: depresión estacional, advierten especialistas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

José Cruz Rodríguez Alcalá, subdirector de Posgrado en la Facultad de Psicología y coordinador de la maestría de Terapia Breve, alertó a la población sobre la alta posibilidad de estar en un bajo estado anímico durante estas fechas, a pesar de que se anhelan más bien como días de encuentros y felicidad.

“En esta época de frío, la exposición a la luz solar disminuye y la producción de serotonina en las personas también; esto provoca que la gente se sienta triste y se presenta lo que llamamos depresión estacional. En México no hay estadística química, pero en Estados Unidos se registra este fenómeno en el 20% de la población”, explicó.

El especialista agregó que en lugares más al norte del mundo, donde los días son más cortos y la exposición al sol es casi nula, esto ocurre en todas las estaciones.

Memoria evasiva

El especialista advirtió que la Navidad “es sólo una fecha importante en la que se reviven episodios tristes en la vida de las personas, la pérdida de un ser querido, el término de una relación e incluso la pérdida del empleo, por eso no es extraño que la persona decaiga en fechas significativas”, advirtió.

Rodríguez Alcalá, también miembro del Colegio de Psicólogos y vicepresidente de la Asociación Mexicana de Psicoterapia, dejó claro que la depresión en la época decembrina es una realidad, pero las causas que se le atribuyen son un poco fantásticas.

“El problema de la depresión estacional tiene más fundamento bioquímico por el déficit de luz solar en el ciclo del día, ya que afecta la estimulación de ciertas sustancias que son importantes para la estabilidad del estado anímico; aunado a la falta de serotonina, este déficit a la exposición solar estimula la producción de melatonina, sustancia que facilita el sueño y el dormir”, aclaró el especialista de la UANL.

En este proceso interviene lo que la persona siente; es decir, el balance hormonal y químico en el sistema nervioso; así como lo que la persona hace, porque baja la actividad y disminuye la disposición a estar contentos, manifestó.

“La recomendación es tratar de eliminar esta depresión echando mano de los elementos o herramientas personales, de lo que se dispone para poder transitar hasta salir de la crisis”, aconsejó.

El terapeuta advirtió que durante el estado depresivo la persona experimenta impotencia y frustración.

“La persona presenta una baja autoestima, duda de sus recursos, tiene una percepción de sus relaciones personales negativa y tiene la percepción oscura del futuro”, finalizó.

Con información e imágenes de El Horizonte

¿Sufres depresión?

La depresión es un trastorno emocional que puede llegar a ser muy grave y precisa tratamiento.

A menudo utilizamos la frase “estoy deprimido” para referirnos a un males¬tar o tristeza pasajeros, normalmente asociados a una situación desagradable por la que estamos pasando, o a problemas que no sabemos manejar y nos amargan la vida.

f

Un bajo estado de ánimo o una evidente falta de motivación no implican necesariamente que padezcamos depresión. Y es que estar triste a causa de una pérdida, o insatisfecho por no vivir de acuerdo a tus expectativas, no es lo mismo que sufrir depresión, pero sí pueden ser un signo de alarma cuando se prolongan en el tiempo e influyen en tus actividades cotidianas y en tus relaciones con las personas de tu entorno.

Es impor tante averiguar si tu equilibrio emocional está en peligro y tienes síntomas de depresión, o si únicamente atraviesas por momentos difíciles que te han hecho perder la alegría y la ilusión. Aquí te presentamos unas preguntas que puedes responder para darte una idea de la situación que vives y, si es necesario, consultes con un profesional que te ayude a seguir adelante.

Test

1. Mi estado de ánimo es… 

a) Por lo general bastante positivo

b) Me causa un auténtico sufrimiento, pues me siento triste la mayor parte del día

c) Últimamente me siento algo triste o melancólico

2. Respecto a mis planes de futuro… 

a) No espero nada de ellos

b) Intento ser cauto, pero los miro con optimismo

c)Me siento algo desanimado respecto a cómo me van a ir las cosas

3. Respecto a mis objetivos en la vida… 

a) A pesar de que no hayan podido cumplirse todos me siento bastante satisfecho

b) Pocas cosas de las que he hecho han merecido la pena

c) Me siento un auténtico fracasado como persona

4. Mi día a día… 

a) Está lleno de anécdotas; unas buenas y otras malas

b) Me aburre muchísimo y nada me interesa

c) Últimamente despierta menos interés para mí

5. Cuando miro hacia atrás y pienso en las decisiones que he tomado o en todo lo que he hecho… 

a) No me arrepiento de cómo he actuado estos años. Si me he equivocado, ese error me valdrá para aprender

b) Me siento culpable por muchas cosas. No valgo nada

c) Estoy arrepentido de gran parte de las cosas que he hecho

6. Cuando me comparo con otras personas… 

a) A veces gano yo. Otras ganan ellos

b) Siempre salgo mal parado; la mayoría de la gente es mejor que yo

c) Me doy asco

7. En las dos últimas semanas… 

a) He llorado prácticamente todos los días

b) Lloro mucho más que antes; casi la mitad de los días

c) No he llorado sin ningún motivo aparente

8. En lo que respecta a mis relaciones sociales… 

a) Mi interés hacia las mismas no ha sufrido ninguna variación

b) Me intereso por los demás, pero menos que antes

c) He perdido el interés por relacionarme con la gente. No me apetece

9. En lo que respecta a mis hábitos de sueño… 

a) Me despierto antes o en mitad de la noche y me cuesta volver a dormirme

b) Duermo como siempre

c) Duermo mucho más que antes o no pego los ojos

10. Respecto a mi apetito… 

a) No me apetece comer nada o no paro de comer

b) Ha variado un poco; como más o como apenas

c) Es igual que siempre

11. Respecto a mi capacidad de trabajo y energía… 

a) Las cosas las hago como siempre; ni más ni menos

b) Estoy tan cansado que soy incapaz de hacer nada

c) Siento que mi rendimiento ha disminuido algo sin motivo aparente

12. Mis relaciones sexuales… 

a) Han desaparecido pues no tengo deseo sexual

b) No presentan variación alguna y si la presentan es porque ha existido algún cambio en la posibilidad de acceder a una pareja

c) Han disminuido de forma notable sin que hayan existido cambios (por ejemplo ausencia de pareja)

Resultados: 

Asencia de depresión (0-8 puntos): Tu estado de ánimo es bastante bueno y estable. Tiendes a ser optimista y gozas de una buena salud emocional. Para seguir así mantén el estilo de afrontamiento seguido hasta ahora y escapa de la represión emocional expresando tanto tus emociones negativas como las positivas.

Estado de ánimo bajo (8-16 puntos): Llevas una temporada con el estado de ánimo de “capa caída”. Estas perdiendo el interés por determinadas actividades y muestras tendencia a la apatía. Intenta eliminar este malestar haciendo actividades (queda con amigos, haz cosas que te gusten, etcétera), aunque sean pocas. El estar activo y el apoyo social disminuyen la probabilidad de sufrir depresión.

Estado de ánimo deprimido (16-24 puntos): Tu puntuación sugiere un estado de ánimo excesivamente bajo, pudiendo sufrir depresión. Valoras de forma negativa a tu pasado, presente y futuro y muestras sentimientos de desesperanza. Tal vez sería bueno que consultases con un especialista que te ayude a superar este malestar.

Resultados 

Suma:

1. a= 0 b=2 c=1

2. a= 2 b=0 c=1

3. a= 0 b=1 c=2

4. a= 0 b=2 c=1

5. a= 0 b=2 c=1

6. a= 0 b=1 c=2

7. a= 2 b=1 c=0

8. a= 0 b=1 c=2

9. a= 1 b=0 c=2

10. a= 2 b=1 c=0

11. a= 0 b=2 c=1

12. a= 2 b=0 c=1

 

 

Con información e imágenes de ABC Noticias.

¿Tu teléfono inteligente puede decirte si tienes depresión?

Conseguir un diagnóstico de depresión por lo general consiste en llenar cuestionarios sobre el estado de ánimo y de someterse a largas entrevistas con un psiquiatra, pero diferentes aplicaciones para teléfonos inteligentes podrían ser capaces de hacer más fácil esa tarea, simplemente mediante la recopilación de la ubicación por GPS y otros datos, según información de un nuevo estudio.

Investigadores de la Universidad de Northwestern en Illinois desarrollaron una aplicación llamada Purple Robot que utiliza datos proporcionados por los sensores en el teléfono inteligente que detectan la ubicación, el movimiento, el uso del teléfono y otras actividades para evaluar si el usuario tiene depresión.

 

“La razón principal para el desarrollo de la aplicación es para ver si podemos identificar de manera objetiva y pasiva si la gente está deprimida”, dijo Saeb Sohrob, investigador en la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, quien también es uno de los desarrolladores de Purple Robot.

En el estudio de Purple Robot, Saeb y sus colegas de la Northwestern y la Universidad Estatal de Michigan examinaron los datos del GPS y el uso del teléfono entre los 28 participantes durante dos semanas.

Los investigadores encontraron que Purple Robot identificó que el 87% de los participantes en el grupo estaban en riesgo de sufrir depresión, de acuerdo con la prueba PHQ-9, que consiste en nueve preguntas para diagnosticar la depresión, basada únicamente en los datos obtenidos del GPS, tomando la ubicación de los usuarios que se movieron de sus lugares regulares. Mientras más se movían los usuarios de lugar, eran menos propensos a entrar en la categoría de riesgo.

Además, mediante el análisis del uso del teléfono de los participantes, incluyendo todo, desde los mensajes de texto y juegos, pero no para hablar por teléfono, la aplicación Purple Robot pudo detectar que el 74% de aquellos entrababa en la categoría de riesgo.

Sin embargo, la prueba PHQ-9 es sólo una herramienta de detección que dice si hay una probabilidad de sufrir depresión superior a la media y no es suficiente para diagnosticar la depresión, dijo Scott Monteith, profesor de psiquiatría en la Universidad Estatal de Michigan, que no se ha involucrado en el desarrollo o la investigación de Purple Robot u otras aplicaciones para teléfonos inteligentes.

 

Para tener una mejor idea de la eficacia de Purple Robot, los investigadores van a hacer un estudio con más participantes durante un período de tiempo más prolongado para ver si la aplicación puede detectar cambios en el comportamiento a través del tiempo, dijo Saeb.

Además intentarán mejorar la capacidad de Purple Robot para detectar la depresión mediante la inclusión de datos adicionales, tales como el tiempo que la gente habla por teléfono y con quién habla.

 

La depresión es una enfermedad debilitante que afecta a alrededor del 17% de las personas en algún momento de su vida.

Cientos de aplicaciones están en fase de desarrollo y otras que prometen mejorar la salud mental, además de ofrecer pruebas para medir el riesgo de depresión, y de proveer información sobre su tratamiento, como Purple Robot.

Optimism DBSA Wellness Tracker son dos aplicaciones en el mercado que hacen un seguimiento del estado de ánimo. Ginger.io va más allá y analiza los datos como la cantidad de usuarios que realizan actividades los fines de semana y el tiempo que hablan por teléfono, así como los informes de su estado de salud, para alertar a proveedores de atención médica acerca de los problemas en el comportamiento y la salud mental de los usuarios.

Ginger.io, en uso en alrededor de 30 centros médicos, está disponible a través de proveedores de cuidado de la salud y como parte de los estudios de investigación.

Sin embargo, el problema con todas las aplicaciones que están diseñadas para advertir sobre el riesgo de sufrir depresión es que su eficacia no ha sido demostrada, dijo Monteith.

Incluso si los investigadores pueden obtener un mejor manejo de la eficacia de estas aplicaciones, todavía hay muchas preguntas con respecto a los riesgos, en especial acerca de los datos que recogen de forma poco segura y privada, dijo Monteith.

“Los datos de este tipo de aplicaciones potencialmente podrían terminar en manos de todos, si los datos se mueven en alta mar”, dijo Monteith, quien co-escribió un artículo reciente sobre la privacidad de datos de atención médica.

Otra forma en que la seguridad de los datos podría verse comprometida es que cuando una empresa se vende, ya que el comprador no tiene la obligación de adherirse a los términos y condiciones originales sobre cómo se utilizan los datos, agregó.

Expertos, incluyendo a Monteith se preocupan de que una vez que los datos caigan en manos equivocadas, podría poner en peligro la capacidad de una persona para conseguir un trabajo, obtener un seguro de vida o conseguir un préstamo.

 

La mejor manera de mantener los datos seguros, al menos de los piratas informáticos y ladrones, sería la de asegurarse de que los usuarios puedan controlar sus datos, como mantenerla almacenada y encriptada en su teléfono, comentó Deborah C. Peel, miembro de Patient Privacy Rights, una organización de defensa de la protección de datos sin fines de lucro.

En cuanto a Purple Robot, algunas de estas preocupaciones de protección de datos no son válidas ya que Saeb y sus colegas trabajan con datos cifrados. Sin embargo, si finalmente deciden hacer pública la aplicación, para demostrar su eficacia, tendrían todos los datos en servidores seguros de Northwestern.

Aunque este tipo de centralización de datos, incluso en servidores seguros, son un “tarro de miel” para los hackers, dijo Peel.

Hasta el momento, los análisis realizados por el Purple Robot son solo para fines de investigación, subrayó Saeb. Quien también realiza una investigación para saber si la aplicación puede recoger las señales del trastorno bipolar entre los usuarios.

La aplicación Purple Robot recibe su nombre porque el color de la Northwestern University es púrpura.  Los desarrolladores esperan que la aplicación pueda actuar como un robot y automáticamente alertar al usuario del riesgo para su salud mental, además de hacer recomendaciones para mitigar posibles riesgos, dijo Saeb.

Pese a las preocupaciones en torno a estas aplicaciones, Monteith dijo que está “totalmente a favor de la investigación, eso es lo que tenemos que hacer”. Sin embargo, instó a que los investigadores consideren tanto la eficacia y los riesgos en sus estudios. “Tenemos tomar en cuenta lo que dice la FDA” a la hora de decidir si aprueban o no tratamientos médicos en dispositivos, dijo Monteith.

 

Con información e imágenes de CNN México.

Robin Williams dejó notas antes de suicidarse

Medios de comunicación en Estados Unidos revelan que el actor Robín Williams dejó una serie de notas en su casa en las que claramente mencionaba sus intenciones de acabar con su vida: “Es hora de irse” o “he terminado con todo” son algunos de los mensajes que el ganador del Oscar por El indomable Will Hunting dejo estratégicamente por su hogar para que su esposa e hijos los encontraran.

Se sabe que el comediante sufría de una fuerte depresión desde que fue diagnosticado con Parkinson, enfermedad degenerativa que según comentaron quienes le conocían lo empujó al suicidio a los 63 años.

Informes policiacos señalan que antes de morir el actor había investigado en Internet distintos métodos para poner fin a su vida, y citan como ejemplo el ingerir ansiolíticos.

Refieren que incluso intentó cortarse las venas de las muñecas pero se arrepintió de su intento y limpió toda la sangre que había vertido en el cuarto de baño.

Williams se quitó la vida el pasado agosto y con la proximidad de este luctuoso aniversario han dado a conocer está información por parte de las autoridades.

 

Con información e imágenes de ABC Noticias