Clásico Regio

Que brillen las virtudes en el Clásico Regio 110

Rayados y Tigres tienen fortalezas en la fase regular del Torneo Clausura 2017, pero también debilidades; ojalá estás últimas no se presenten en la grama para apreciar un buen espectáculo.

Un atractivo duelo se espera en la edición 110 del Clásico Regiomontano, dado que ambos equipos han mostrado fortalezas y debilidades en el Torneo Clausura 2017, aunque los Rayados de Monterrey han inclinado un poco la balanza a su favor, dado los mejores dividendos en comparación con los Tigres de la UANL.

Desde luego, resalta en el cuadro dirigido por el técnico Antonio Mohamed los 24 puntos que lo mantienen en el cuarto sitio de la clasificación general, y los 24 goles a favor, gracias a su ataque, en el cual figuran los principales anotadores que son Edwin Cardona, con seis, y Rogelio Funes Mori y Dorlan Pabón, con cinco cada uno.

Los felinos, por su parte, han resaltado en el sector defensivo, pero a la ofensiva han batallado y tendrán que mantener la inercia de los últimos encuentros de fase regular, luego de que golearon a Guadalajara y Pumas, lo cual los mantiene con la posibilidad de luchar por un sitio en la liguilla por el título.

TIGRES

* Fortalezas

– La labor defensiva lograda en el presente torneo en el que ha permitido 10 goles, cifra que los consolida como la mejor zaga del certamen.

– El manejo de balón en el terreno de juego, lo cual le ha permitido sumar 6,183 pases completos.

– La efectividad en el movimiento de balón, ya que del total ha errado 1,416 pases.

* Debilidades

– Como visitante lleva más derrotas que Rayados, con un total de tres.

– La efectividad ante la portería rival, en virtud de que lleva 18 goles, de los cuales siete han sido en los últimos dos encuentros.

– Como visitante, han batallado al acumular tres derrotas.

RAYADOS

* Fortalezas

–  Como local ha impuesto condiciones y lleva cinco victorias.

– En todos los encuentros en casa ha sumado puntos, en virtud de que lleva también cuatro empates… y no ha perdido.

– La efectividad ante el marco rival lo llevan a resultados positivos que le permiten sumar hasta el momento 24 unidades.

* Debilidades

– En el sector defensivo ha logrado cuatro encuentros sin permitir anotaciones, de los 14 disputados.

– Hasta el momento ha permitido 15 anotaciones, es decir en promedio poco más de uno por partido.

– La falta de precisión en los pases, dado que han sumado 1794 en ese sentido, de los 4385 totales.

Con información de El Horizonte.

El clásico regio y los cracks que estuvieron en la mira del rival

Hubo jugadores que habían sido observados por Tigres o Rayados, que terminaron en las filas del rival.

A lo largo de la historia del futbol regiomontano hay jugadores que han hecho historia con las playeras de Rayados y Tigres por sus logros, goles, liderazgo dentro y fuera de la cancha o por su entrega en el terreno de juego.

Leyendas que participaron en los Clásicos Regios y han tenido una huella importante, pero que tuvieron la particularidad de haber estado primero en la mira del rival, antes de haber defendido los colores azul y blanco del Monterrey o el amarillo con azul de los felinos.

Sí, por cuestiones del destino, hubo elementos que fueron pretendidos por la Pandilla o por los universitarios, estando cerca de su contratación o en pláticas, cuando repentinamente apareció el rival de la ciudad para arrebatarlos y ganar el ‘clásico de pantalón largo’.

Osvaldo Batocletti y Walter Mantegazza

Ambos militaban en el León, fueron contactados en 1977 por Miguel Gómez Collado, entonces directivo de Rayados, para hacerles una tentadora oferta para emigrar a la Pandilla, a la que de inmediato aceptaron y estuvieron en espera de que se concretaran las negociaciones.

Sin embargo el entonces técnico albiazul, Fernando Riera, los rechazó para ficharlos. Gómez Collado renunció a su puesto en el Monterrey y a la semana ya estaba trabajando con Tigres, propuso al argentino y al uruguayo como refuerzos y de inmediato le dieron luz verde para su contratación con los felinos.

Los dos fueron piezas claves para la obtención del primer título de Liga en la historia del futbol regiomontano, cuando Tigres levantó el trofeo en la temporada 1977-1978. Mientras que Bato se convirtió en un hombre institucional y se mantiene en el club hasta la actualidad.

Humberto Suazo

El Chupete era considerado un verdadero crack en su país, con la calidad de ir a Europa, destacando en el 2006 al ser el jugador chileno que más goles ha marcado en un año, cuando marcó un total de 51 anotaciones entre torneos nacionales e internacionales con Colo-Colo y con la selección de Chile.

Sus números lo pusieron en la mira de varios equipos del continente y entre ellos estuvo Tigres, pues los felinos pusieron su mira en el hombre que vino del planeta gol, como era conocido también Suazo, por lo que comenzaron a sondear su situación con la directiva alba.

Pero en el verano del 2007, llegó la directiva de Rayados, ofreció 5 millones de billetes verdes por el jugador y se lo trajo a México, dejando a varios clubes con las ganas de tener al andino entre sus filas, entre ellos a Tigres.

Con Rayados, Chupete marcó una época, hizo 121 goles para ser el máximo anotador en la historia del club, ganó dos Ligas, tres Copas de la Concacaf y un título de goleo individual.

Eduardo Vargas

Otro chileno que se convirtió en un monstruo goleador, pero vistiendo la playera de la Universidad de Chile, donde comenzó a reventar las redes rivales y a cosechar títulos, entre ellos la Copa Sudamericana del 2011, el primer campeonato internacional en la historia del club.

Edu rápido dio el salto a Europa donde pasó por el Napoli, Valencia, Queen Park Rangers y regresó a América con el Gremio de Brasil, además de ser un habitual en los llamados de la Selección Chilena, conquistando los campeonato de la Copa América 2015 y 2016, donde fue además campeón de goleo en ambas ocasiones.

Vargas fue del interés de Rayados, que comenzó a sondear al jugador, pero fue Tigres quien se quedó con él, incorporándolo a sus filas para el presente Clausura 2017, donde llega como la última gran bomba de los felinos y se espera pueda redituar en más goles y títulos como lo ha hecho Gignac.

Con información de mediotiempo.com.

Tendrá Clásico 110 un sabor a Liguilla

Con un triunfo los Rayados amarrarán su pase a la Liguilla, mientras que para los Tigres significaría meterse de lleno a la pelea por un boleto a la fiesta grande.

En la edición del Clásico 110 no sólo tendrá en juego el orgullo, pues ahora el duelo fraternal tendrá sabor a Liguilla.

Rayados llegan al derbi  en el cuarto sitio de la general, con 24 puntos y con un triunfo estarían amarrando su pase a la siguiente ronda. Por su parte los Tigres se encuentran en la novena posición con 19 unidades, sólo un punto abajo de Pachuca y Atlas, por lo que una derrota complicaría sus aspiraciones.

Aunque las estadísticas no juegan, ahora los números serán una parte fundamental del partido.

Al inicio de la semana del Clásico, la gran duda era para Rayados, pues el capitán José María Basanta, no se había recuperado del todo de una lesión en la rodilla izquierda.

El Chema declaró durante el Día de Medios que ya se encuentra listo para saltar a la cancha si así lo desea Antonio Mohamed.

Ahora la duda está del lado de los Tigres, pues aún no saben si Guido Pizarro podrá estar para el duelo de este sábado.

El volante argentino fue operado de una fractura en la nariz, luego de un choque que tuvo con Óscar Murillo de Pachuca en la ida de la final de la Liga de Campeones.

También te puede interesar: Este es el operativo de seguridad y tránsito para el próximo Clásico Regio.

Aunque ya se presentó a entrenar este jueves y levantó la mano para estar en el Clásico, será el cuerpo técnico quien tenga la última palabra.

La historia de los clásicos da una ligera ventaja a los felinos, quienes llevan 38 victorias, mientras que la Pandilla suma 37, además de los 33 empates (un partido no arrojó resultado al ser suspendido).

Vivirá el Gigante de Acero su tercer Clásico, uno fue de Liguilla

A menos de dos años de haberse inaugurado, la casa de lo Rayados ya ha vivido momentos históricos en los Clásicos y ahora vivirá el tercer episodio.

El primer derbi que se disputó fue en marzo del Clausura 2016, aunque todos tenían las esperanzas puestas en André-Pierre Gignac y Rogelio Funes Mori, fue Efraín Juárez quien se vistió de héroe y anotó el único gol de esa noche.

No tardó mucho para que el BBVA Bancomer, albergara un nuevo clásico.

Ahora sería uno de Liguilla, Rayados tenía una ventaja de 3-1 y Tigres buscaba darle la vuelta al marcador.

Aunque Tigres ganó su primer clásico en el estadio del Monterrey, tuvo un sabor amargo, pues también significó la primer eliminación de la Liguilla de los felinos.

Con información de Publimetro.