Bagdad

Atentado en Bagdad deja 31 muertos y más de 50 heridos

Bagdad. Al menos 31 personas murieron y otras 50 resultaron heridas tras un ataque suicida dirigido contra la comunidad chiíta de Bagdad, la capital de Irak, informaron hoy las autoridades iraquíes.

Un atacante suicida detonó un chaleco explosivo en medio de una ceremonia religiosa de musulmanes chiitas en el norte del distrito de al-Shaab de la ciudad, reportó el canal qatarí de noticias Al Yazera.

Según la policía local, la explosión ha ocurrido dentro de una carpa llena de personas que participaban en el ritual chiita de la Ashura en conmemoración de la muerte del nieto del profeta Mahoma, Hussein, en el siglo VII.

Las fuerzas de seguridad han cercado la zona ante el temor de que sean perpetrados nuevos ataques.

Los atentados de extremistas suníes contra los fieles chiíes son habituales en Irak durante la Ashura y han causado la muerte a cientos de personas en los últimos diez años.

Nadie reclamó el atentado, aunque el grupo terrorista Estado Islámico ha llevado a cabo ataques similares en el pasado.

Con información de Notimex

Al menos 11 personas muertas por nuevo atentado en Bagdad

Un coche bomba estalló cerca de un mercado de frutas y verduras situado en el norte de Bagdad; además de los muertos hay 32 heridos.

Al menos 11 personas murieron y otras 32 resultaron heridas, luego que un vehículo cargado de explosivos fue detonado en un barrio al norte de Bagdad, reportaron hoy fuentes de seguridad y médicas.

Un funcionario médico confirmó el número de víctimas, mientras varios automóviles quedaron destruidos tras la explosión en un mercado de frutas y verduras, reportó el canal qatarí de noticias Al Yazera.

Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad por la explosión en al-Rashidiya, pero el Estado Islámico regularmente lleva a cabo este tipo de atentados en la capital y otras partes de Irak.

El atentado se produce cuando Bagdad está en estado de máxima alerta por los ataques en el distrito central de Karrada el pasado 3 de julio que dejaron al menos a 292 personas muertas, en uno de los atentados más mortíferos en Irak en la última década.

Apenas ayer, llegó a la capital iraquí el secretario de Defensa de Estados Unidos, Asthon Carter, donde anunció el envío de 560 soldados adicionales a Irak, con lo que Washington renueva su compromiso con las fuerzas iraquíes para la liberación de la ciudad de Mosul.

Con información e imágenes de Publimetro

Número de muertos por atentado en Bagdad asciende a 250

El número de muertos por el atentado del fin de semana en el centro de esta capital ascendió a 250, con lo que se convierte en el más mortífero en Irak desde la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003, informó hoy el Ministerio de Salud.

“La cifra de muertos por el ataque suicida del Estado Islámico (EI) en la zona comercial de Kerrada sigue aumentando y alcanzó los 250”, indicó el ministerio iraquí, según un reporte de la televisión Al Yazira.

Un atacante suicida detonó el domingo pasado un camión cargado de explosivos frente a la conocida tienda de helados Yabar Abu al Sharbat, en el central distrito capitalino de Kerrada, en medio de una multitud, durante el fin del ayuno del mes sagrado del Ramadán.

En una declaración, el ministerio destacó que entre las víctimas hay niños y mujeres, que estaban realizando sus compras para las celebraciones de Aid al Fitr, una festividad de tres días con la que culmina el mes sagrado del Ramadán, la cual inició este miércoles en casi todo el mundo musulmán.

El Ministerio de Salud no precisó una cifra de los heridos en el atentado, que estimó superan los 200, aunque admitió que la cifra de víctima fatales podría seguir en aumento ante la gravedad de muchos de los lesionados.

Responsables de la Policía y los servicios de emergencia en Bagdad revelaron en declaraciones a la prensa internacional, en calidad de anonimato, que todavía hay personas desaparecidas, y que aún no se concluye la remoción de escombros en la zona del atentado.

El anuncio del Ministerio de Salud sobre la cifra de víctimas se dio después de que el ministro del Interior, Mohammed al Ghabban, ofreció renunciar a su cargo, por considerar que las autoridades “había fallado en la seguridad”.

“He presentado mi dimisión al primer ministro”, anunció Al Ghabban la víspera en una rueda de prensa, en la que, sin embargo, dijo que podría revocar su renuncia “a condición de que se reforme el aparato de seguridad”.

Al Ghabban reveló que el camión usado en el atentado procedía de la provincia de Diyala, al norte de Bagdad, lo que significa que muy probablemente había burlado varios puestos de seguridad antes de llegar a la capital iraquí.

La responsabilidad de la seguridad en Bagdad está dividida entre el Ejército, Policía Federal y la local, por lo que Al Ghabban abogó por que los aparatos de seguridad actúen de forma coordinada y unificada.

Con información e imágenes de Crónica

Ya son 200 los muertos y 230 los heridos por los atentados del domingo en Irak

Mientras un pueblo rabioso y dolorido sigue encontrando cadáveres, el gobierno iraquí ya habló de una “respuesta dura” al atentado más mortífero del estado islámico en lo que va del año.

“El número de muertos por el atentado suicida del sábado en Bagdad se ha elevado a 200″, dijo el jefe adjunto del comité de seguridad del Consejo Provincial de Bagdad, Mohamed al- Rubaye a la cadena CNN.

Ayer, cerca de la medianoche iraquí en el barrio de Al Karrada, de mayoría chiita, estalló un camión repleto de explosivos y metralla frente a una popular heladería, cuando la gente se encontraban de compras en plena celebración del Ramadán.

Entre las víctimas, había al menos 25 niños y 20 mujeres, que estaban realizando sus compras para la festividad musulmana del Aid al Fitr, con la que culmina el mes sagrado de Ramadán y que se celebrará dentro de pocos días.
Varios negocios y vehículos quedaron destruidos y calcinados en esta zona comercial, según las fuentes policiales, que ayer cifraron en 125 los fallecidos y en 135 los heridos.

Hoy, los habitantes de Al Karrada, en el centro de Bagdad, se vistieron de luto y expresaron su rabia contra la negligencia de las autoridades tras el atentado suicida.

“La tristeza impera y hay funerales en cada lugar. Las procesiones de los entierros prosiguen desde ayer y todavía se desconoce la suerte corrida por muchas personas”, explicó un vecino identificado como Abu Ali al Ameri a la agencia de noticias EFE.

“El olor a muerte y la destrucción inundan la zona”, contó Al Ameri, quien sostuvo que muchos de los cadáveres recuperados de entre los escombros están calcinados.

Entre la destrucción y el dolor, familiares y vecinos marcharon hoy en medio de estrictas medidas de seguridad desde la plaza Kahramana hasta el lugar del atentado, donde encendieron velas en recuerdo de las víctimas.

Los manifestantes exigieron que los altos cargos de seguridad -a los que tildaron de “corruptos”- rindan cuentas por su ineficacia y pidieron que se intensifique la búsqueda de las personas que continúan bajo los escombros de los edificios destruidos por el estallido.

Ayer, el primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, pidió a la Comandancia de Operaciones de Bagdad que aplique “el cinturón de seguridad” alrededor de la capital y urgió a los servicios de seguridad a retirar los aparatos portátiles de detección de explosivos falsos ADE, por cuya venta el empresario británico James McCormick fue condenado en 2013 a diez años de cárcel.

También ordenó reabrir una investigación sobre “los contratos corruptos de adquisición de esos equipos y perseguir a los órganos implicados”, así como acelerar la instalación de aparatos para inspeccionar los vehículos eficaces.

Pero la ira de la gente se hizo notar. Apenas se acercó al lugar, el mandatario fue increpado y, su vehículo, apedreado.

Ayer, cuando la policía recién empezaba a recolectar los cuerpos de las víctimas que habían quedado calcinados y desparramados en el suelo, el EI reivindicó la autoría del ataque en un comunicado difundiendo por las redes sociales y por páginas web vinculados a milicias extremistas donde aseguró que el objetivo eran los chiitas.

A poco más de una semana de que las fuerzas de seguridad iraquíes declararan la liberación de Faluya, tras expulsar de la ciudad a la milicia yihadista, el EI tiñó de sangre la capital.

“En el marco de las permanentes operaciones de seguridad de los soldados del califato en la ciudad de Bagdad, el hermano muyahidín (guerrero santo) Abu Maha al Iraqui logró hacer estallar su coche bomba en una concentración de renegados (chiitas)”, expresó la nota en la que se adjudicaron el ataque.

Tras este sangriento ataque, hoy desde el Ministerio de Justicia de Irak anunciaron que los condenados a muerte “por terrorismo” serán ejecutados pronto y presentaron sus condolencias a los familiares “de los mártires en esta enorme tragedia”, que consideró “una traidora acción terrorista que coincide con las victorias de las fuerzas iraquíes que liberan el país del yugo terrorista”.

Este anuncio llega tras la amenaza concreta del primer ministro iraquí al EI: “Los terroristas intentan desviar nuestra marcha, pero nuestra respuesta será dura y en sus propios feudos de Al Anbar y Mosul (…) Proseguirá la lucha contra ellos”.

Pero pese a los avances de las fuerzas iraquíes ante el grupo yihadista, al que han arrebatado localidades como Ramadi y Hit, el EI continúa ejecutando numerosos atentados lejos de las líneas de frente.

Ayer hubo un segundo atentado en un mercado del barrio chiita de Al Shaab, en el norte de la capital iraquí, que causó al menos dos muertos, según informó a la agencia de noticias Europa Press el vicepresidente de la Comisión de Seguridad del Consejo Provincial de Bagdad, Mohamed al Robaie.

Los servicios de rescate advirtieron que la cifra de muertos va a aumentar ya que todavía quedan cuerpos por extraer bajo los escombros del edificio, completamente devastado. Ese ataque aún no fue reivindicado por ningún grupo.

Irak libra una cruenta lucha contra el EI desde junio de 2014, cuando el grupo se hizo con amplias zonas del norte y centro del país y proclamó un califato.

Con información e imágenes de Télam

 

Ataque suicida en estadio de Bagdad deja al menos 26 muertos

Al menos 26 personas murieron hoy y 90 resultaron heridas en un atentado suicida cometido en un estadio de futbol en la ciudad de Alejandría, 50 kilómetros al sur de Bagdad, que fue reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Una fuente de seguridad informó a EFE de que el suicida se infiltró entre los espectadores y detonó el cinturón de explosivos que llevaba adosado al cuerpo en el interior del campo.

Entre los fallecidos se encuentra el alcalde de la localidad, Ahmed al Jafayi, mientras que entre los heridos hay comandantes de la milicia chií Multitud Popular y oficiales de los servicios de seguridad.

Todos ellos asistían a un partido de fUtbol en el estadio entre dos equipos locales.

La agencia Amaq, vinculada a Daesh, anunció que el grupo había realizado “una operación de martirio (suicida) con un cinturón de explosivos contra una concentración de milicianos en Alejandría”.

Con el término milicianos Amaq se refiere a combatientes chiíes que luchan contra el EI, como los citados de la Multitud Popular.

Según el comunicado de la agencia del grupo terrorista, la explosión causó al menos 65 muertos y decenas de heridos.

Alejandría es una ciudad de la provincia de Babel, donde el pasado 6 de marzo se registró otro ataque suicida, cuya autoría también fue asumida por el EI.

Unas 50 personas murieron y 70 resultaron heridas en ese atentado contra un puesto de control policial en la ciudad de Hila, el más sangriento perpetrado en los últimos años en la provincia de Babel.

El nuevo atentado tiene lugar después de el Ejército iraquí anunciara ayer el inicio de la Operación “Al Fatah” para liberar la provincia septentrional de Nínive, cuya capital Mosul es el principal bastión del EI en Irak

Con información e imágenes de Publimetro

Atentado en Bagdad deja 10 muertos

Un ataque suicida se llevó a cabo en una mezquita en Bagdad y dejó un saldo de, por lo menos, 10 muertos y 28 heridos

Bagdad.- El ataque se produjo en el barrio de Nahiyet al-Rasheed, donde una bomba caminera estalló en la calle ante la mezquita, justo cuando los fieles terminaban las plegarias.

En cuestión de minutos luego de entrar al recinto, un atacante suicida hizo estallar su chaleco explosivo.

Otras 28 personas resultaron heridas en el ataque, según agentes de seguridad. Entre las víctimas había dos agentes de policía muertos y cuatro heridos.

Las autoridades hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar con la prensa.

Nadie reclamó la autoría del ataque en un primer momento.

Bagdad sufre ataques casi diarios, muchos reclamados por el grupo armado, Estado Islámico.

Con información e imágenes de Periódico ABC

Ataque suicida mata a 21 durante funeral en Bagdad

Empleados del hospital confirmaron el número de muertes

Bagdad.- Un atacante suicida mató el viernes a 21 personas durante un funeral en Bagdad en memoria de un miliciano muerto en combate contra el grupo Estado Islámico.

El agresor detonó su chaleco explosivo durante la ceremonia en el suburbio de Hay al-Amal, en el suroeste de Bagdad, informó un policía local.

Al menos 46 personas resultaron heridas. Nadie se adjudicó el atentado por el momento, pero el grupo Estado Islámico ha atacado con frecuencia grandes congregaciones chiies.

El grupo radical suní cree que los chiies son apóstatas que se han alejado del Islam.

Después de su campaña de ataques del año pasado, el grupo radical, Estado Islámico (EI), que se separó de una rama de Al Qaeda en Irak, ahora controla un tercio de Irak y Siria en su autonombrado califato.

Desde que surgió el grupo EI, Bagdad ha sido testigo de ataques diarios, con bombas en caminos, suicidas con explosivos y asesinatos contra las fuerzas iraquíes y funcionarios gubernamentales que han dejado una gran cantidad de civiles muertos.

Los milicianos chiies respondieron el año pasado a una convocatoria a la guerra después de que la máxima autoridad religiosa chií, el ayatolá Ali al-Sistani, hiciera un llamado a hombres iraquíes a defender al país.

Los milicianos, que después crearon una extensa fuerza paramilitar llamada las Fuerzas de Movilización Popular, han sido parte fundamental de la lucha contra el grupo Estado Islámico, al apoyar a las fuerzas iraquíes en batallas en las provincias Saladino, Ambar y Bagdad.

También en Bagdad, al menos cinco personas murieron y 15 resultaron heridas cuando una bomba caminera estalló en un santuario chií en Ciudad Sadr, informó la Policía.

Con información e imágenes de Periódico ABC

Hay al menos 17 muertos por explosiones en Bagdad

Autoridades en Irak reportaron el sábado dos explosiones en la capital Bagdad que dejaron al menos 17 personas muertas.

La policía informó que dos coches bomba detonaron con un intervalo de 10 minutos en la concurrida zona comercial de Karrada, en el corazón de la capital. Las explosiones afectaron restaurantes y cafeterías cercanas repletas de personas el sábado en la noche.

En la primera detonación murieron siete personas y otras 10 en la segunda; además de que han decenas de heridos. Fuentes médicas confirmaron las cifras de víctimas pero no dieron su nombre porque no estaban autorizados a hablar con los periodistas.

El atentado ocurre mientras el primer ministro canadiense Stephen Harper hizo el sábado una visita sorpresiva a Irak donde prometió continuar su apoyo a la batalla que libra ese país contra el grupo extremista Estado Islámico.

La visita de Harper a Bagdad y la región curda en el norte se produjo en momentos en que siete mujeres y niños murieron por una bomba en un camino y que un atacante suicida mató a seis soldados iraquíes.

La misión de las Naciones unidas en Irak reportó el sábado que 812 iraquíes, incluso 277 miembros de las fuerzas de seguridad y milicias aliadas, murieron en abril. La cifra incluye más de 300 civiles muertos solamente en Bagdad y suburbios.

El gobierno canadiense anunció 139 millones de dólares en ayuda adicional para hacer frente a la crisis de los refugiados en la región, además de otros 67 millones de dólares que ya había comprometido

El primer ministro iraquí Haider al-Abadi recibió a Harper en Bagdad. Canadá forma parte de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que apoya a las fuerzas iraquíes con bombardeos, armas y entrenamiento.

Harper prometió continuar el apoyo de su gobierno a Irak.

“Canadá no se mantendrá de brazos cruzados mientras EI amenace a canadienses y cometa actos bárbaros de violencia e injusticia en Irak contra civiles inocentes”, afirmó Harper en una declaración.

Al-Abadi elogió el papel de Canadá en la coalición por considerarlo “esencial” e instó a la comunidad internacional a unir fuerzas contra la amenaza extremista ya que “el terrorismo no solamente amenaza Irak sino la región y el mundo entero”.

 

Con información e imágenes de ABC Noticias.

Ataque de coche bomba deja al menos 20 muertos en Bagdad

Una serie de ataques con coches bomba en calles comerciales en Bagdad mataron al menos a 20 civiles el lunes, dijeron funcionarios.

El peor ataque ocurrió por la noche, cuando un auto bomba estalló en el distrito occidental capitalino de Mansour, con un saldo de 10 muertos y 25 heridos, dijo la policía. Fuerzas de seguridad acordonaron el área, a menudo atareada con hasta la noche.

Al menos 20 automóviles se incendiaron a causa de la explosión, que dañó varias tiendas y restaurantes. La policía dijo que entre los heridos había cuatro niños.

Una hora más tarde, un coche bomba en otra calle comercial mató a tres personas e hirió a 12 en el barrio de Amil, dijo la policía.

Previamente el lunes, siete personas murieron al estallar un coche bomba en el distrito de Bayaa junto a una oficina de bienes raíces en la que se congregan decenas de personas todos los días, dijo un funcionario policial.

Funcionarios médicos confirmaron las cifras. Todos los funcionarios hablaron a condición de preservar el anonimato porque no estaban autorizados a divulgar información.

Ningún grupo reivindicó los ataques. Bagdad ha sufrido ataques casi diarios en momentos en que fuerzas de seguridad tratan de desalojar al grupo extremista Estado Islámico de vastas áreas que ocupa en el oeste y el norte del país desde una ofensiva a mediados del año pasado.

 

Con información e imágenes de ABC Noticias.