Los políticos hacen un llamamiento a la unidad tras el ataque de Dallas



Los candidatos presidenciales suspenden la campaña electoral.

Los aspirantes a suceder al presidente Barack Obama en la Casa Blanca anunciaron que suspendían sus respectivos actos de campaña programados para este viernes por el ataque en Dallas (Texas). Tanto el republicano Donald Trump como la demócrata Hillary Clinton condenaron el tiroteo que acabó con la muerte de cinco policías y dejó heridos a otros siete, además de otros dos civiles.

Trump, el aspirante republicano, abandonó el tono agresivo de sus mensajes de los últimos meses y calificó el suceso de “ataque a nuestro país” en un texto publicado a través de Facebook. “Debemos restablecer el orden y la confianza de nuestros ciudadanos”, pidió el empresario. “Nuestra nación está demasiado dividida. Demasiados americanos han perdido la esperanza. Las tensiones raciales han empeorado, no mejorado. Este no es el Sueño Americano que queremos para nuestros hijos”.

Clinton, por su parte, declaró en Twitter que compartía “el duelo por los agentes que fueron tiroteados mientras cumplían con su deber sagrado de proteger a manifestantes pacíficos, por sus familias y por todos los que sirven con ellos”. La candidata demócrata tenía previsto compartir un acto de campaña este viernes con el vicepresidente Joe Biden.

Los líderes demócratas y republicanos en el Congreso también comparecieron en la Cámara de Representantes para condenar el tiroteo en Dallas y reclamar esa unidad que tanto ha eludido el hemiciclo parlamentario.

“Un ataque contra la gente que nos protege es un ataque contra todos nosotros”, afirmó el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, en el pleno del Congreso. Poco antes, toda la sala había guardado un minuto de silencio por las víctimas de Dallas. “No perdamos de vista los valores que nos unen, no perdamos de vista la humanidad que compartimos”, insistió Ryan.

La líder de la minoría demócrata, Nancy Pelosi, secundó su llamamiento. “La emboscada de policías en Dallas es una tragedia que rompe el corazón de todos los estadounidenses, estoy de acuerdo con que esto no debe endurecer nuestras divisiones, sino unirnos como país”, coincidió. Los integrantes del caucus (grupo parlamentario) negro del Congreso también quisieron comparecer públicamente para condenar la matanza en Dallas.

Especialmente emotivo fue el congresista demócrata e histórico líder de los derechos civiles John Lewis, que llamó a “aprender a convivir”. “Yo fui apaleado hasta sangrar por policías. Pero nunca los odié”, recordó posteriormente uno de los líderes de la icónica marcha de Selma de 1965, uno de los puntos de inflexión del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos.

Con información e imágenes de El País